Uncategorized

Hechos de Semana Santa – Domingo de Ramos

A Humble Messiah
by Oleksandr Antonyuk
Ukraine

JUAN 12:12-17 (NBV)

Al día siguiente, muchos de los que habían ido a la fiesta se enteraron de que Jesús iba camino a Jerusalén.  Entonces tomaron ramas de palma y salieron a recibirlo, gritando: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene de parte del Señor! ¡Bendito el Rey de Israel!  

Jesús encontró un burrito y se montó en él, como dice la Escritura: “No tengas miedo, oh ciudad de Sion; aquí viene tu rey, montado sobre un burrito”.  Al principio, sus discípulos no entendieron lo que estaba pasando. Pero después que Jesús fue glorificado, se acordaron de que todo lo que le habían hecho ya estaba escrito, y se refería a él. 

La gente que había estado con Jesús cuando llamó a Lázaro del sepulcro y lo resucitó de entre los muertos, contaba todo esto.

MENSAJES CONTRADICTORIOS

Durante la vida terrenal de Jesús, Él realizó muchos milagros que, a menudo, lo pusieron como centro de atención en un momento intempestivo. Aquellos que presenciaron sus milagros respondieron con tal entusiasmo que no podían contener las grandes noticias acerca de los poderes de Jesús. Él pedía que las noticias de esos milagros se mantuvieran en secreto, porque el tiempo todavía no era correcto para revelar su papel como Mesías. A menudo, esa petición era en vano.

Dios el Padre orquestó cuidadosamente el anuncio de Jesús como el Hijo de Dios en el Domingo de Ramos. Todo estaba listo. Jerusalén estaba lleno de peregrinos que ya tenían un estado de ánimo de celebración debido a la fiesta de la Pascua. La llegada de este nuevo Rey llenó la ciudad de expectativa. La idea de Jesús llegando a Jerusalén como Rey conquistador evocaba visiones de Él montado en un caballo blanco. De su innegable poder para corregir todos los errores de sus seguidores y establecer su reino aquí en la tierra.

Su entrada no fue nada glamurosa, puesto que entró a la ciudad en un burro, un animal común de carga y, de hecho, un pollino. Cristo no cabalgó por encima de sus súbditos para menospreciarlos, sino que estaba a la altura de los ojos de todos los que acudieron a adorarlo. Parece un mensaje contradictorio. Es difícil gritar alabanzas cuando todas las señales visuales apuntan a lo que parece ser la vida de un siervo común y corriente.

Jesús puso al mundo al revés. Antes de su ministerio en la tierra, palabras como siervo, sufrimiento y manso no eran lo que el mundo usaría para describir a su Mesías anunciado. Jesús ejemplificó la fusión perfecta de majestad y humildad, soberanía y mansedumbre. Jesús se despojó de su divinidad, pero nunca puso en peligro el hecho de que era el Ungido.

Jesús entró en Jerusalén, consciente de su posición en la divinidad. Él conocía los días difíciles que venían. Sin embargo, cabalgó sobre un pollino con humildad para testificar que estaba dispuesto a descender de la grandeza debido a su amor incondicional por el mundo.

Reflexión

¿De qué manera puede usted asumir intencionalmente el papel de siervo?

Oración

En este día de gran regocijo, Señor Jesucristo, cuando te recibimos como nuestro Rey y Salvador, también caminamos a la sombra de tu cruz.
¡Hosanna!, clamamos.
Bienaventurados los que vienen en nombre de Dios para salvarnos. Amén.