SAconnects en Español

Una Sola Vida

CommissionerSwanson2014Una sola vida,pronto ha de pasar;
lo que hagamos por Cristo, sólo eso ha de durar.
—C.T. Studd

Desde que leí por primera vez estos versos, escritos hace ya más de un siglo, me han ayudado a mantener el foco en mi llamado como seguidor de Cristo. En sus pocas palabras, estos versos describen con toda justeza el propósito esencial de la vida humana y me recuerdan a la vez que debo responder ante Dios por la vida que Él me ha dado.
A cada uno de nosotros se le ha dado una sola vida. ¿De qué manera invertiremos este preciosísimo don? ¿Acaso no hay otra cosa en la vida que el placer, las posesiones y el estatus social? Hemos sido llamados a vivir más allá de nosotros mismos, a poner las necesidades de los demás por delante de las nuestras, y a ser una fuente de bendición para las personas que nos rodean.

Nuestro propósito en la tierra es conocer y amar a Dios. Hacemos esto sólo a partir del establecimiento y la consolidación de nuestra relación con su Hijo, Jesús. Así se entiende que Jesucristo sea el único y absoluto punto de referencia que tenemos para nuestra vida. Y debemos evitar distraernos de perseguir en todo momento ese, nuestro principal objetivo.

Ahora bien, ha llegado la hora en que, en mi calidad de Comandante Territorial, debo despedirme de todos ustedes. Ha sido para mí un enorme privilegio servirles en esta función. Al retirarnos la Comisionada Sue y yo del servicio activo creo, a partir de la autoridad de la Palabra de Dios, que lo mejor está por venir en tanto continuamos nuestros esfuerzos por construir Su reino.

Quisiera dejarlos con las palabras que Pablo les dirige a los seguidores de Cristo en Efesios, capítulo 6: “Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. Pónganse la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo”.

Tienen una sola vida por vivir. Su armadura ya está dispuesta. Póngansela. Vayan a la guerra.

—  Comisionado Barry C. Swanson
Comandante Territorial

Previous post

Letters From You

Next post

Only One Life