SAconnects en Español

Un Impulso a Binghamton

ABoostforBinghamton_1

Binghamton, New York, es una ciudad emblemática de la condición deprimida en que se encuentra la economía del norte del Estado, en la que el 47% de los niños escolares viven en la pobreza y el 87% califican para acceder al programa de comidas gratis o a precio reducido.

El actual Cuerpo “Citadel” de Binghamton, de 4.000 metros cuadrados, ya vivió su mejor época. Inaugurado en 1905 y remodelado en 1959, el Cuerpo se encuentra en un sector comercial del centro de la ciudad en una calle estrecha con muy pocos espacios para estacionarse. La instalación misma es demasiado pequeña para el uso que se le da y está dividida en espacios y corredores que resultan estrechos.

“Son muchos los obstáculos para el desarrollo de nuestro ministerio aquí en el área céntrica de la ciudad”, dice el Mayor Ronald Heimbrock, Oficial directivo en Binghamton, junto con su esposa, la Mayora Ruth Heimbrock.

El ya antiguo recinto de dos pisos no dispone de acceso para personas en silla de ruedas y muchos de los sistemas mecánicos del edificio están obsoletos, por lo que su mantención se ha encarecido considerablemente. Y debido a la falta de un sistema de aire acondicionado, el gimnasio del segundo piso prácticamente no se puede usar en los meses de verano.

“Es muy difícil realizar algunos de nuestros programas”, dice Heimbrock.

ABoostforBinghamton_2Sin embargo, todo eso está a punto de cambiar.

SE ACERCA UN NUEVO DÍA

El Ejército de Salvación espera abrir, en este año, una nueva brecha con el nuevo Centro de Adoración y Servicio Religioso en Binghamton, a sólo unas millas. El recinto de más de 9.000 metros cuadrados tendrá espacio de sobra para que se realicen todas las funciones y actividades del Cuerpo y ofrecerá una gran variedad de servicios de apoyo para aquellas personas que tienen dificultades para salir adelante económicamente.

La visión del Cuerpo consiste en transformar el North Side (o Sector Norte de la ciudad) desde su condición actual de invariable pobreza “a uno de oportunidad económica y empoderamiento personal”, según reza el texto escrito de la visión.

“Al trabajar mano a mano con la comunidad, el Ejército de Salvación emprenderá iniciativas antipobreza y colaborará con socios del programa y proveedores de servicios con miras a ofrecer una programación sustentable y transformadora, diseñada específicamente para ayudar a personas particulares y a sus familias a superar el hambre, el desempleo y la pobreza persistente”.

NECESIDADES DE LA COMUNIDAD

El Ejército de Salvación también espera abrir otra brecha hacia fines de este año e inaugurar el Cuerpo y el centro comunitario en el otoño de 2017.

“Muchas de las personas que vienen aquí para usar nuestros servicios tienen que tomar uno o más autobuses o tienen que venir en su propio automóvil”, dice Heimbrock. “Viven a una distancia considerable del Cuerpo. No hay muchas familias residentes aquí en el centro de la ciudad que nos hayan estado visitando.

El Mayor Ronald Heimbrock y Chet Schultz, presidente de la junta asesora local, visitan el huerto comunitario.

El Mayor Ronald Heimbrock y Chet Schultz, presidente de la junta asesora local, visitan el huerto comunitario.

“Cuando nos traslademos al North Side, estaremos en medio de un vecindario donde los niños juegan y las familias viven y en el que se concentran la mayor parte de las necesidades de la comunidad. Nuestro ministerio asumirá una dinámica radicalmente nueva. Podremos establecer lazos estrechos con un nuevo y numeroso grupo de personas, y además podremos integrarlas a los muchos y nuevos programas que ahí les ofreceremos”.

Michele Tarnow, directora de compromiso comunitario para la División Empire State del Ejército de Salvación, explicó: “El estudio que realizamos para nuestro programa arrojó que Binghamton necesita una programación completa y transversal de todos los aspectos de la vida: empoderamiento económico, aprendizaje permanente, compromiso comunitario, recreación, servicios de comidas, y programas de salud y bienestar”.

UNA OPORTUNIDAD PARA AVANZAR

“Las personas necesitan trabajos más estables y mejores que les ofrezcan oportunidades de crecimiento”, explica Tarnow. “Ese es nuestro enfoque”.

Para ese fin, el nuevo centro ofrecerá capacitación laboral, un centro tecnológico y dos salas de computación.

“El nuevo centro comunitario nos permitirá hacer cosas que jamás hemos podido hacer en nuestra actual ubicación”, dice Helmbrock. “Ofreceremos programas que fortalecerán a las personas y les ayudarán a satisfacer sus necesidades de manera que puedan salir adelante en términos económicos”.

En las facilidades del centro también habrá dos cocinas de nivel profesional que ofrecerán comidas dos veces al día y habrá además un área de capacitación en artes culinarias.

CAPACITACIÓN LABORAL

Binghamton es hogar de varias compañías manufactureras de alimentos. La Incubadora de Alimentos y Bebidas de Binghamton (en inglés, Binghamton Food & Beverage Incubator) tendrá una presencia visible en el centro gracias a su asociación con el programa de extensión cooperativa de las universidades de Cornell y SUNY Broome.

Schultz muestra la ubicación del nuevo Cuerpo.

Schultz muestra la ubicación del nuevo Cuerpo.

“Hemos estado trabajando con empleadores locales con miras a estar bien preparados para contratar residentes una vez que hayan cumplido con nosotros un proceso de capacitación”, dice Laura Hamilton, directora de campañas de recaudación de fondos de la División Empire State del Ejército.

“Primero le preguntamos a la comunidad: ‘¿Qué es lo que realmente necesitan?’ Y luego empezamos a idear soluciones eficientes para sus necesidades específicas”, cuenta Hamilton.

“Lo que estamos haciendo es tomar lo que hemos hecho bien aquí y llevarlo a un nuevo espacio. También nos estamos asociando con otras agencias de la comunidad para llevar programas sólidos y exitosos al nuevo centro comunitario”.

DONDE HAY QUE ESTAR

Entre las organizaciones que tendrán presencia en el centro comunitario se cuentan la Universidad de Binghamton, el Departamento de Salud del Condado de Broome, la Coalición para Estilos de Vida Saludables (en inglés, Healthy Lifestyles Coalition), VINES, la Oficina para la Tercera Edad (en inglés, Office for the Aging) y muchas más.

“Las personas que tienen los recursos y la voluntad ya están presentes. Están listas. Ven el valor de un espacio como este tal como nosotros lo vemos”, explica Chet Schultz, vicepresidente del First Niagara Bank en Binghamton y presidente de la junta asesora del Ejército de Salvación.

El centro también incluirá un santuario con capacidad para 135 personas, una pista de básquetbol y un campo de fútbol-soccer.

Otros aspectos del centro comunitario serán un servicio de comidas y una despensa de alimentos, revisiones y gestión de salud, programas de música y de banda, un huerto comunitario, un gimnasio de tamaño completo con instalaciones para escalada de paredes rocosas, un espacio de encuentro comunitario, y programas acreditados para jóvenes y adultos mayores.

LA PUERTA DE ENTRADA REMOZADA

Tarnow dijo que el centro estará emplazado junto a un complejo habitacional de unos 400 apartamentos.

“Nos estamos mudando a un lugar donde realmente necesitamos servir a toda la comunidad”, dice ella.

Schultz, que ayudó a formar una iglesia en Binghamton y conoce bien a la comunidad, dijo que los programas “transformarán para bien las vidas” de las familias.

La nueva ubicación está próxima a la “puerta de entrada a la comunidad” por el sector norte de la misma, en el que se pueden ver varias tiendas con los postigos cerrados, comentó Schultz.

PERSPECTIVAS DE UN FUTURO BRILLANTE

“Esto va a ser un catalizador para toda esa puerta de entrada a la comunidad”, sostiene. “Lo que esto va a significar es que cientos de personas podrán aprovechar los servicios que estarán disponibles en un mismo lugar, lo que les permitirá mejorar su calidad de vida”.

Hamilton dijo que la recaudación de fondos para el centro es algo único.

“Esperamos poder llevar esto mismo a los otros Cuerpos”, afirma. “La verdad es que nos hemos comprometido en cuerpo y alma estableciendo lazos y asociaciones sólidas con la comunidad”.

El financiamiento estatal aportará alrededor de un 20 a 30 por ciento del costo total de $5,6 millones y el resto lo aportarán particulares, fundaciones y corporaciones locales, además de lo que se alcance a recaudar a través de la venta del edificio en que hoy está el Cuerpo.

RELEVANTES DE NUEVO

Schultz dijo que el año pasado entrevistó a varios voluntarios, uno de los cuales le dijo: “Tenemos que ser relevantes. Temo que hemos estado perdiendo nuestra relevancia en la comunidad”.

En la actualidad, Schultz se siente entusiasmado por el futuro inmediato del Ejército de Salvación en Binghamton.

“Este proyecto y la expansión de los programas… colocaron al Ejército de Salvación en el centro de relevancia en su calidad de líder en esta comunidad”, afirma Schultz.

por Robert Mitchell

Previous post

A Boost for Binghamton

Next post

Java y Jesús