SAconnects en Español

Ojos que ven y oídos que escuchan

Los Mayores Ángelo y Virginia Bermeo, evangelistas territoriales del Territorio Este, han realizado un total de 500 reuniones desde el 2013 y han visto la conversión de 2,867 personas.

La pareja ministra tanto en español como en inglés, “aunque somos bilingües, nuestro ministerio es visual; por lo que trasciende las barreras del lenguaje”, comenta el Mayor Ángelo. “La gente que acude a nuestras reuniones ve algo más que a alguien sosteniendo una Biblia”.

La pareja usa elementos ilusionistas como marionetas, figuras con globos y pintura de caras para predicar el Evangelio. El Mayor Ángelo, también presenta una dramatización basada en la vida de “Joe el Turco”, muy popular en los Centros de Rehabilitación para Adultos (ARC).

El Mayor Ángelo dice que la gente solamente retiene, más o menos, 30 por ciento de lo que escuchan en una predicación. Sin embargo, el porcentaje se duplica si la presentación es visual. Y si la persona participa en el espectáculo, su retención es de 80 por ciento.

Los métodos han cambiado.

“La gente hoy tiene mucha distracción visual con cosas como la tecnología y los videojuegos de los niños”, indica el Mayor Ángelo. “Todo es visual. Por eso pienso que para alcanzar a la gente debemos ser más visuales. La competencia del enemigo es feroz, por lo que debemos estar presentes.

“Así que les comunicamos que no estamos ahí solamente para entretenerlos. Tenemos un mensaje. Por eso buscamos su atención y su confianza. Y hacemos un llamado al altar, al que casi siempre la gente responde, especialmente la gente nueva que no asiste a la iglesia. Nuestra pasión es alcanzar al que no conoce del Señor. Dios ha hecho de este ministerio algo hermoso”.

Aunque los métodos de evangelismo cambian de tiempo en tiempo, la Mayora Virginia afirma que la clave es encontrar lo que funciona en el momento.

“He visto cambios, pero todos somos diferentes”, dice. “Algunas personas, dependiendo de su posición espiritual, responden al evangelismo directamente. Otros responden por medio de una amistad, al conocer a alguien y entablar comunión y un vínculo con la persona. En mi opinión, debemos usar cualquier método que tengamos a la disposición. Hay público para cada uno de ellos. Simplemente, debemos pedirle al Espíritu Santo que nos muestre el método que debemos usar en cada situación. Creo que no hay nada nuevo bajo el sol. Solo tenemos que conocer a nuestra población”.

Para los Bermeo, el evangelismo se ha convertido en su vida y en su misión.

“Mi pasión siempre ha sido el evangelismo, aun cuando era soldado y luego Oficial Directivo”, declara el Mayor Ángelo. “Siempre ha sido nuestro deseo compartir las buenas nuevas. Es algo muy natural para nosotros”.

La Mayora Virginia se refiere al evangelismo como “la pasión de Jesús”.

“Desde el primer momento en que entregué mi corazón al Señor, lo que siempre deseo hacer es contarle a la gente lo que Dios hizo en mi vida, de donde me sacó y hablarle de su amor. Compartir el amor de Dios debe ser el deseo de todo cristiano”, comenta.

“Esa es la razón por la que fuimos salvados, para ayudar a otros a ser salvos y a ver a Jesús. Esta es nuestra motivación”.

Los Mayores han visitado principalmente todo el territorio con su ministerio de evangelización. Ellos se jubilarán próximamente, el 1 de diciembre de 2019, luego de haber servido 19 años como Oficiales en el Territorio Este.

escrito por: Robert Mitchell

Previous post

Pasado, presente y futuro del evangelismo

Next post

Christmas Message from our International Headquarters' Women's Ministries