SAconnects en Español

Agradecidos en las buenas y…

El Día de Acción de Gracias es la festividad favorita de muchas personas, ya que es una ocasión que tiene un lindo propósito; sin embargo, para nosotros los cristianos, el acto de agradecimiento a Dios no se debe limitar a un solo día. En 1 Tesalonicenses 5:18 dice: “Den gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús”; en todo, se interpreta como siempre.

Cuando todo en la vida nos va bien y estamos progresando, es fácil tener un corazón agradecido. Sin embargo, la Palabra de Dios nos exhorta a mantener esa gratitud siempre. En los tiempos en que se nos presentan situaciones conflictivas o desagradables, es difícil perseverar con un corazón gozoso y agradecido. No obstante, es en esos momentos en los que la fidelidad de Dios se hace más patente, su gracia abunda y su amor es tan palpable. ¿Cómo no agradecer la lealtad y la constancia de Dios en esos momentos de lucha, el hecho de que nos sostiene y que no nos abandona? Cuando la vida nos sonríe, las razones para agradecer a Dios sobran; pero se multiplican aún más cuando libramos esas batallas porque no luchamos solos, Dios está a nuestro lado.

El apóstol Pablo ejemplificó muy bien la idea cuando, desde su celda en la prisión, cantaba y alababa a Dios “dando siempre gracias a Dios el Padre por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”.

En esta edición nos enfocamos en el agradecimiento a Dios por todo, por los tiempos buenos como por los no muy buenos, puesto que su voluntad para nuestras vidas se centra en el amor. Espero que disfrute de estos artículos que testifican de la fidelidad de nuestro Dios y dan vida a nuestro agradecimiento por todo.

Dios le bendiga.

¡Feliz Día de Acción de Gracias!

—Minerva Colón-Pino, Editora

Previous post

¿Gracias por qué?

Next post

An Open Door
The Salvation Army offers help to people suffering domestic abuse