¡Buenas Noticias!

Yo creo

“Pero éstas se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que al creer en su nombre tengan vida.” —Juan 20:3

BrendaLotz_springEn algunos casos la palabra creer, en realidad, se refiere a una opinión sobre algo en particular. “Creo que tendremos un verano extremadamente caluroso este año” es una expresión acerca de cómo presiento que se presentará el verano. Usted podría usar fácilmente la palabra “suponer” o “imaginar” en lugar de creer, ya que todas serían correctas. Sólo es mi opinión.

En otras instancias la palabra creer puede describir el reconocimiento de ciertos hechos. Decir “creo que la tierra es redonda” demandaría muy poco esfuerzo de mi parte, ya que “¡todo el mundo lo sabe!” Simplemente estoy de acuerdo con la ciencia y el público en general en que esto es un hecho probado.

Creer también puede significar tener una firme convicción sobre la bondad de algo. Cuando digo que creo en el ejercicio como una parte importante del cuidado de mi cuerpo, estoy expresando lo que aprendí a lo largo de los años y comprobé por la experiencia. Si pongo o no en práctica esta creencia es otra historia.

Cuando nos piden que creamos que “Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios”, es una historia muy diferente. El Diccionario Webster’s Collegiate pone como primero en la lista de significados de la palabra creer lo siguiente: tener una fe religiosa firme. Mis opiniones, mi aceptación de los hechos científicamente probados, lo que expreso acerca de lo que aprendí a lo largo de los años, quizás puedan afectar la manera en que ocasionalmente me comporto, pero creer verdaderamente que Jesús es el Hijo de Dios ¡debería poner mi mundo de cabeza!

Esto es algo que involucra más que sólo nuestro cerebro; demanda “una fe religiosa firme”; el tipo de fe que Pablo describe a los hebreos: “la certeza de lo que no se ve” (Hebreos 1:1). Puedo estar segura, puedo ser positiva, puedo descansar en este hecho. Si Jesús es en verdad quien dice ser, ¡tengo que descubrir todo lo que pueda acerca de Él! Tengo que estudiar las palabras que Él habló, las lecciones que Él enseñó, la manera en que trató a las personas e interactuó con los más cercanos a Él. Sólo tengo que invitarlo a mi vida y como Él sólo quiere lo que es mejor para mí, ¡debo dejar que tome el control de mí! La fe no es sólo un proceso intelectual, es nuestra respuesta a Dios. ¿Cómo le has respondido?

por Brenda Lotz

Previous post

Conversación Global

Next post

"Sin límite" Congreso Internacional 2015