SAconnects en Español

Universalismo

Sounddoctrine_RMunn_insertLa cristiandad siempre ha reflexionado sobre la tensión real entre la gracia salvífica de Dios y Su juicio eterno. El relato de la Escritura enseñan que nuestras decisiones en la tierra tienen consecuencias eternas y que rechazar la gracia de Dios redunda en nuestra separación de Él, la que a su vez se extiende por la eternidad, al infierno.

En vista de ello, resulta entendible la pregunta. “¿Cómo puede un Dios amoroso permitir que su pueblo pueda llegar a experimentar un sufrimiento interminable?” Las imágenes medievales que muestran a los justos mirando a los pecadores sumidos en los tormentos en los fuegos del infierno nos resultan intrínsecamente repulsivas. Como reacción ante ello, el universalismo sostiene que por la misericordia y la gracia de Dios, “al fin y al cabo, todas las personas se han de salvar”.

La conciencia de otras fes religiosas y el desinterés en la idea del infierno llevan a “la afirmación positiva del amor de Dios, más que a las implicaciones negativas del rechazo a ese amor” (Alister McGrath).

Sabemos que los actos humanos tienen consecuencias. Desprovistos de esta verdad, caemos en la anarquía.

La corriente central del pensamiento cristiano considera que el universalismo redunda en un marco moral críticamente defectuoso y en un sentido de misión inherentemente debilitado. Ante la ausencia de la exigencia de responder ante Dios y los demás por los propio actos, ¿para qué preocuparnos por cómo nos comportamos? Si los actos no tienen consecuencias, ¿para qué preocuparnos del bienestar eterno de los demás?

Sólo Dios es nuestro juez. Quizás la brillante respuesta de Jesús a la pregunta de Pedro sobre el destino de Juan pueda moderar cualquiera de los juicios subconscientes que abrigamos contra los demás. “¿A ti qué? Tú sígueme, no más”, le dijo Cristo.

por el Coronel Richard Munn

Previous post

A Ministry Journey Together

Next post

Universalism