SAconnects en Español

Unidos en Santidad

Bamfords_insPara nosotros en particular, el pasaje de la Escritura que selló y sigue sellando de la manera más significativa nuestro llamado a servir en común como soldados y oficiales, es Romanos 12:1, que dice así: “Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios”.

Entendemos ese mandato como un llamado personal, aunque también colectivo o corporativo, a la santidad. El anhelo de Dios de que su pueblo sea santo se presenta no sólo en lo individual, sino que se extiende también al Cuerpo de Cristo como un todo. Muchas de las ordenanzas bíblicas en cuanto a la santidad son planteadas en plural. Y, sin embargo, es difícil esperar que haya santidad corporativa sin santidad individual. Ambas van de la mano.

Nosotros, como el Ejército de Salvación, somos llamados a vivir en santidad, a servir en santidad y a relacionarnos como comunidad en santidad.

La santidad corporativa es lo que se espera de la Iglesia —el Cuerpo de Cristo— la Novia de Cristo.

La santidad corporativa nos hace sentir una preocupación social y nos dirige a la acción social.

La santidad corporativa consolida la unidad.

La santidad corporativa convoca a los demás.

La santidad corporativa no teme a la transparencia e insta a ser responsable.

La santidad corporativa se conforma de individuos santos que sirven en una comunidad santa de creyentes.

Y, debido a eso, nos atrevemos a parafrasear este versículo de Romanos en términos de una oración personal y corporativa: Señor, te ofrecemos todo nuestro ser como sacrificio vivo, cotidiano; haz que seamos santos, limpios, puros y agradables para ti. Eso es lo que quieres, y así es como deseamos adorarte y servirte.

Que así sea en nuestro Ejército. Que así sea en el Cuerpo de Cristo. Que así sea en cada uno de nosotros como individuos.

—  Comisionados Bill and Lorraine Bamford
Líderes Territoriales

Previous post

Letters From You

Next post

Holy Together