SAconnects en Español

Una señal de esperanza

El cierre por el COVID-19 causó que millones de personas perdieran sus empleos, dejándolos sin dinero para comprar comida y otras provisiones, y hasta temerosos de dejar sus hogares. Sin embargo, en medio de la crisis, el Ejército de Salvación se reinventó como centro de distribución de alimentos en muchas comunidades. Por todo Estados Unidos, la familiar caja blanca del Ejército estampada con el escudo del Ejército de Salvación parecía estar dondequiera sirviendo como señal de esperanza.

Las llamamos “cajas de esperanza”. “No las llamamos cajas de comida”, dijo el Capitán Kevin Johnson, Oficial Directivo en Lynn, Massachussets, un área muy afectada por el virus. “Proveemos esperanza”.


En algún momento de este año puede haber 54 millones de personas que no sepan de dónde vendrá su próxima comida.

—Departamento de Agricultura de Estados Unidos


Se dice que la necesidad es la madre del ingenio, por eso los Oficiales, empleados y voluntarios del Ejército de Salvación encontraron maneras innovadoras de entregar esas cajas de esperanza a la gente hambrienta, mientras usaban mascarillas, practicaban el distanciamiento social y comprobaban que estaban seguros.

Muchas instalaciones del Ejército de Salvación ofrecen autoservicio “sin contacto físico” para las familias. Ellos llegan, abren el baúl del carro y observan a los empleados introducir las cajas de esperanza al vehículo. Otros lugares ofrecen la opción de recoger la comida en la acera, igual que lo están haciendo algunos de los restaurantes locales. En otras ciudades, el voluntario coloca la caja  en la mesa y se aparta de ella, permitiendo de esa manera que las personas recojan su comida sin tener contacto con otra persona.

El Ejército de Salvación también estableció relaciones con bancos de alimentos y otras organizaciones sin fines de lucro, y consiguió la ayuda de la Guardia Nacional. En algunas ciudades, hasta la policía estatal ayudó a entregar las cajitas de esperanza.


El Ejército de Salvación en los Estados Unidos respondió a la crisis de COVID-19, repartiendo casi 3 millones de cajas de comida y 10 millones de comidas preparadas hasta el 1 de agosto.


—Por Robert Mitchell


Click here to read this article in English.

Previous post

What would William Booth do?

Next post

Facts about The Salvation Army