In FocusSAconnects en Español

Un Peregrinaje de Bendición

Estoy agradecida a Dios por nuestro Ejército de Salvación, en el que tenemos oportunidad para servirle.

Cuando tenía 19 años, tuve la primera oportunidad de servir como misionera en la Guayana Holandesa, a través del Corps Summer Service. Aquella fue una experiencia extraordinaria que impactó mi vida. Sentí con toda claridad que Dios me llamaba al campo misionero.

El tiempo transcurrió con algunas sorpresas, al punto que olvidé mi anhelo de servir en el campo misionero. Para entonces batallaba en cuanto a servir al Señor o seguir en mi vida normal con un buen empleo.

El Señor tuvo que trabajar fuertemente conmigo, como lo hizo con el apóstol Pablo, que fue arrojado de su montura. Tuvo que derribarme, por lo que caí de rodillas y le pedí perdón por lo que sucedía conmigo. Dios me perdonó y me recordó su amor de Padre misericordioso, de modo que le ofrecí mi vida para servirle a tiempo completo.

UnPeregrinaje_insLuego de 9 años como Oficiala activa, al fin tuve la oportunidad de servirle en el campo misionero. Dios tenía todo preparado, los arreglos previos se conjugaron de una manera asombrosa y, poco tiempo después, el 2 de diciembre de 2009, llegué a Costa Rica, un precioso lugar en Centroamérica.

Aunque al principio pensaba que podía servirle en otro país, el plan de Dios para mi vida tenía un nombre: Costa Rica, una de las diez naciones que componen el Territorio Norte de Latinoamérica.

Dios me ha dado el privilegio de servirle cinco años en este precioso Territorio. Tiempo durante el cual me desempeñé como Oficiala de Educación y Entrenamiento en el Colegio de Entrenamiento, y Secretaria Territorial de Juventud y Candidatos, en el Cuartel Territorial.

Como Secretaria de la Juventud pude llevar el evangelio de Cristo a través de los diez países de LAN. Pude ver pequeños de 9 años aprendiendo y compartiendo las 11 doctrinas antes de ser enrolados como Jóvenes Soldados.

Fui testigo de la manera en que Dios trabaja con los jóvenes llamados al Oficialato. Los jóvenes en LAN acuden al Colegio de Entrenamiento desde diferentes países, solo traen consigo dos maletas y una fe firme en Dios como su proveedor y sustentador hasta completar su entrenamiento. Como Oficiala del Colegio pude participar en la formación de los jóvenes que fueron mis Candidatos, una experiencia muy especial para mi vida.

Son muchas las razones por las que tengo que agradecer a Dios por LAN. Él me trajo a este lugar, estoy segura de que lo ha hecho todo por mí. Como el apóstol Pablo, me he sentido un instrumento inútil en sus manos.

—Capitana Lorraine Medina

CalledtoBe
Previous post

Called to Cultivate Faith

Pakistan
Next post

Living in Pakistan