¡Buenas Noticias!

Un invierno fuerte

LotzBrenda“No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos bien a todos, y en especial a los de la familia de la fe”.

—Gálatas 6:9–10

Después de un largo y difícil invierno nosotros, aquí en la parte este de Estados Unidos, estamos ¡esperando con ansias la primavera! Para cuando esta revista llegue a sus manos, el suelo estará suave y fértil, las flores de primavera se estarán abriendo paso a través del pasto marrón, y habrá jardineros felices preparando el terreno para las semillas que quieran plantar.

Granjeros y jardineros, personas resistentes. Ellos saben que no importa cuán duro trabajen o cuán precavidos sean al planear su actividad, la “Madre Naturaleza” puede fácilmente volverse contra ellos e inundar sus campos, helar sus cosechas tempranas o enviar un ejército invasor de insectos para destruir por completo lo que ellos habían imaginado como una magnífica cosecha o un hermoso jardín.  Pero no obstante eso, no se rinden. Simplemente esperan hasta que las circunstancias mejoren, hasta que los insectos puedan ser controlados y la tierra esté nuevamente lista para recibir las tiernas semillas que planean sembrar.

Dios quiere que todos seamos así. A veces nuestras buenas intenciones o nuestros actos sinceros son rechazados y hasta menospreciados por las mismas personas a quienes tratamos de ayudar. A veces las tiernas semillas de fe plantadas en nuestros propios corazones tienen que luchar para sobrevivir. Pero Dios nos pide que simplemente tengamos un poco de fe. El campesino sabe que si sigue intentando, y continúa trabajando, aquellas diminutas semillas crecerán y florecerán, dando una gran cosecha de vegetales, frutas y flores, suficiente no sólo para satisfacer las necesidades de la familia, sino también para regalarles belleza y gozo.

¡Así que no se desanimen! Cada vez que tengan una oportunidad de hacer el bien, ¡háganlo! Y así sembrarán una cosecha de amor, gracia y buena voluntad que les traerá gozo a su corazón y bendición a todos los que los rodean.

por Brenda Lotz

 

Previous post

National Day of Prayer: livestream

Next post

Santidad extrema