SAconnects en Español

Un camino de esperanza

Pace and Weirick hug during their meeting.

Pace and Weirick hug during their meeting.

Dos mujeres cuentan sus historias

Audree Weirick

Audree Weirick

Audree Weirick siempre había trabajado y mantenido a sus dos hijos pero, el año pasado, un grave accidente automovilístico la dejó delicada de salud y con unos ingresos limitados.

La mujer, que reside en Toledo, Ohio, y quien también cuida a su padre anciano llegó, como era de esperar, a sentirse abrumada por la dolorosa experiencia.

“La estábamos pasando realmente mal”, dice Weirick. “Yo me sentía muy frustrada y molesta. Enfrentaba problemas de salud, pero necesitaba trabajar para mantenernos a mis hijos y a mí.

“Sin embargo, no estaba en condiciones de trabajar y mis niños necesitaban de manera urgente los utensilios y los materiales escolares”.

Weirick, de 29 años, acudió al Templo de Toledo del Ejército de Salvación para solicitar los materiales del programa “de regreso a la escuela” cuando alguien le habló de la iniciativa Camino de Esperanza (Pathway of Hope, o POH, por sus siglas en inglés) del Ejército de Salvación.

“Les conté que la estaba pasando muy mal tanto en lo emocional como en lo físico y les pedí que me ayudaran con lo que pudieran”, recuerda. “Fue muy difícil para mí atreverme a pedir ayuda, pero había llegado al punto en que no me quedaba otra alternativa”.

NUEVOS COMIENZOS

El POH, que comenzó en el Territorio Central de EUA hace varios años, es relativamente nuevo en el Territorio Este de EUA, pero ya se encuentra presente en 50 localidades del territorio ofreciendo un servicio mejorado de asistencia social y esperanza a las personas y familias que desean romper el ciclo de la pobreza.

Audree Weirick and caseworker Tonia Pace

Audree Weirick and caseworker Tonia Pace

“La iniciativa está diseñada para que funcione con eficacia en la tarea de hallar las causas de fondo que impiden a las familias volverse autosuficientes”, según reza el sitio web, easternusa.salvationarmy.org. “El programa se enfocará en servir a las familias con hijos que se esfuerzan en superar la pobreza generacional”.

Los clientes del POH pueden encontrar ayuda en cuanto a capacitación laboral, servicios de salud, guardería infantil, opciones habitacionales y servicios legales.

Como dice el sitio web, los trabajadores sociales actúan como mentores, ofrecen una gestión personalizada de cada caso y proyectan esa gestión a largo plazo, con la idea de “fortalecer la esperanza a cada paso del camino”.

APOYO Y AMOR

Cuando Weirick ingresó al POH, conoció a la trabajadora social Tonia Pace, que se convirtió para ella en una mentora y amiga cariñosa que la ha ayudado a acceder a servicios de guardería infantil y a obtener dinero para la gasolina que ella necesita para poder asistir a la escuela. En la temporada de Navidad, el Ejército de Salvación llenó el comedor de la casa de Weirick con regalos para sus dos hijos, que tienen 6 y 7 años.

Weirick está ahora camino a obtener su diploma de escuela secundaria y se está capacitando para titularse como asistente en enfermería. Y también ha estado recibiendo ofertas de becas para continuar sus estudios.

“El apoyo ha sido maravilloso”, dice Weirick. “Sin Pathway of Hope, estaría pasando una situación dificilísima y no contaría con los medios que necesito para estar donde quiero.

“El apoyo de [Tonia Pace]—que me alentó y me dio fuerzas para seguir esforzándome por salir adelante— me ayudó a superar el dolor psicológico. Ha sido muy importante para mí haber podido contar con alguien que esté siempre dispuesto a escucharme, comprenderme y a ser testigo de mi dolor y de mis luchas… estoy muy agradecida”.

EN BUSCA DE SOLUCIONES

Tanya Linsinbigler

Tanya Linsinbigler

Tanya Linsinbigler, de Reading, Pensilvania, tiene una historia similar. Ella es una madre soltera de 34 años de edad que tiene ocho hijos de entre 4 y 16 años.

Antes de iniciar el 10o grado en la escuela, Linsinbigler quedó encinta y dejó de asistir a la escuela. Durante los años que siguieron, le resultó difícil conseguir ingresos estables y llegó a ser desalojada de su apartamento, por lo que no le quedó otra opción que alojarse en casa de sus padres; hasta que estos a su vez fueron desalojados.

“Día tras día, me sentaba y oraba al Señor pidiéndole que nos ayudara a mí y a mi familia a salir adelante y a hacer que todo se arreglara”, dice a propósito de las luchas que vivió.

“No pude hallar trabajo sin mi diploma de la escuela secundaria. Si no lo tienes, no vas a lograr que te contraten en ninguna parte”.

Desde que Linsinbigler llegó al POH hace seis meses, el Ejército de Salvación la ha ayudado en todo lo necesario para que dejara atrás su apartamento y se mudara a una casa de cinco habitaciones. Su hijo más pequeño va a la guardería del Ejército de Salvación mientras ella se dedica a estudiar para obtener el diploma de secundaria.

APRENDER HABILIDADES DE LA VIDA DIARIA

“Han hecho muchísimo por mí en el Ejército de Salvación”, dice Linsinbigler. “Tengo tiempo para estudiar con miras a obtener mi diploma y ellos me han abierto el camino para hacerlo. Quiero ser enfermera titulada o asistente de enfermería.

A positive response to the Gospel and to the mission of The Salvation Army results in Pace and Weirick praying together to conclude another productive Pathway of Hope session. ‘It would be wonderful if the program could expand,’ says Pace.

“Estoy aprendiendo a hacer mi propio presupuesto con mi dinero. Tengo dinero para pagar el alquiler, para pagar mis cuentas y un poco extra para adquirir otras cosas que necesitamos”.

Linsinbigler dice que ella le tiene mucha fe al POH.

“Pienso que [el POH] es excelente para todos aquellos que están luchando por salir adelante y necesitan ayuda”, reflexiona. “El Ejército de Salvación está presente para ayudarte y guiarte a través de cualquier situación difícil que puedas estar viviendo. Ellos te ayudan para que logres tus objetivos. Pienso que es un programa realmente maravilloso.

“Si estás pasando por una mala situación o has sufrido una caída en tu vida en todo sentido, esta es la oportunidad para que te levantes, te motives y vuelvas a ser fiable y confiable como persona”.

SUPERAR LOS OBSTÁCULOS

Kayla Seader

Kayla Seader

Kayla Seader, la trabajadora social del POH en Reading, está ayudando a motivar a Linsinbigler. Seader ayuda a ocho familias que participan en el POH, incluyendo madres solteras, padres solteros y familias intactas.

El POH aceptó a las primeras familias en agosto; Seader se reúne con ellas en sus hogares, donde se sienten más cómodas.

“Nos reunimos con los clientes en los lugares donde ellos se encuentran”, dice Seader.

Si bien el Ejército de Salvación sigue proveyendo recursos como comidas de emergencia o ayuda para pagar las cuentas de gas, agua y electricidad, Seader explica que el POH va aún más allá.

“Ahora hemos puesto más énfasis en proveer un servicio de más largo plazo y más integral”, dice. “Nos preocupamos de identificar los obstáculos que causan el fenómeno de la pobreza intergeneracional y trabajamos con las familias para superarlos. Se trata de un programa de entre seis meses y dos años de duración”.

CUMPLIR UN PLAN

“Una crisis no es algo que una persona se infiera a sí misma”, explica Seader. “Hay muchos problemas estructurales detrás de toda crisis. En realidad, nos hemos asociado con las familias para identificar esos problemas y abordarlos”.

Seader comenta que, en Reading, los mayores obstáculos son la falta de educación, empleo y vivienda.

“Hay una enorme necesidad de acceder a una vivienda adecuada”, continúa. “Cuando no cuentas con la seguridad que una vivienda adecuada te aporta, muchos de los otros aspectos que son necesarios para asegurar el bienestar de una familia se vienen abajo”.

Pace dice que está desarrollando un plan en Toledo con cada uno de los clientes del POH para superar ese tipo de problemas, y en cada reunión hablan sobre los progresos que han venido haciendo. Ella se reúne en la biblioteca con Weirick. Juntas planifican los objetivos en las áreas de educación, empleo y mantención de su carro.

Pace dice que el objetivo del POH de llevar a las personas a ser autosuficientes es absolutamente “crucial”.

MOTIVACIÓN Extra

“La mayoría de las personas desearía no tener que recibir ayuda del gobierno ni tener que recurrir a una despensa de alimentos, ni recibir subsidios para pagar las cuentas”, dice. “Quieren trabajar. Quieren cuidar y encargarse ellos mismos de sus hijos”.

Caseworker Kayla Seader and Tanya Linsinbigler

Caseworker Kayla Seader and Tanya Linsinbigler

Weirick afirma que todo el trabajo duro que está haciendo para obtener su diploma y para continuar su educación valdrá la pena porque lo hace por sus hijos.

“Estoy agotada”, dice. “Estoy feliz, cansada, soñolienta y agotada. Pero cuando al fin termine, me sentiré muy feliz y orgullosa de tener algo valioso que mostrarles a mis hijos”.

Weirick dice que, cada noche, cena con sus hijos y les imparte su sabiduría espiritual. Además, la ven estudiar. Y ella espera que el ejemplo que les da influya en ellos para bien.

“Ellos me admiran”, dice Weirick. “Cuando me operaron en el hospital, ellos me vieron llorar, sentirme frustrada y adolorida. Me vieron pasar por todas esas cosas. Pero también vieron cómo daba vuelta la situación y logré salir adelante. Y les estoy mostrando ahora lo importante que es tener una educación”.

DIOS ESTÁ INCLUIDO

Pace, que se apoya como mentora a otra familia del POH, dice que sería “ideal” que el programa se expandiera.

“Son muchas las personas que acuden a este programa”, dice. “La necesidad es abrumadora. Sé que cualquier expansión toma tiempo, pero la necesidad es enorme”.

Pace y Seader usan un elemento espiritual exclusivo que ofrece el POH.

Seader dice: “Entendemos que mucho de esta gestión no es solo psicológico o fisiológico, sino también espiritual. Pero, ¿cómo nos basamos en ese fundamento?

“Si el cliente es receptivo al Evangelio y a lo que el Ejército de Salvación predica, entonces oramos al final de nuestras visitas a los hogares o de las sesiones; luego les ofrecemos apoyo pastoral y las invitamos a visitar el Cuerpo”.

‘YO SOY TESTIGO’

Pace dice que ella ora con los clientes y les ofrece orientación espiritual.

Apathwayofhope_2“Y esto lo hacemos todo el tiempo”, afirma Pace. “Lo que hago es recordarle a Audree que la fe es lo que la ha traído hasta aquí. Le recuerdo que todo ocurre por una razón. Hablamos de eso a menudo.

“Oro con ella muy seguido. Y simplemente le recuerdo que hay fe y que es por eso que Dios la trajo al Ejército de Salvación. La fe juega un papel enorme en el modo en que ella lidia con su situación y en cómo yo manejo las cosas”.

Weirick se siente agradecida por la orientación espiritual.

“Ella ora conmigo, me alienta y me habla acerca de Dios. Me habla también de cómo Él me apoya en todo momento, que está siempre presente cuidando de mí y haciendo que mis sueños se hagan realidad”, indica Weirick.

“En vez de seguir el camino equivocado, he estado siguiendo el buen camino con la educación y el liderazgo espiritual que me brindan. Soy testigo de cómo el Ejército de Salvación abre camino a todos aquellos que piensan que no lo hay. Tú puedes hacerlo”.

por Robert Mitchell

May2016_main
Previous post

A Music Ministry

A positive response to the Gospel and to the mission of The Salvation Army results in Pace and Weirick praying together to conclude another productive Pathway of Hope session. ‘It would be wonderful if the program could expand,’ says Pace.
Next post

A pathway of hope