SAconnects en Español

Transiciones

Howard_StevenEn este número de SAConnects (la publicación) destacamos el ministerio deportivo del Ejército de Salvación. Durante muchos años, el Ejército ha ofrecido programas deportivos en sus ministerios alrededor del mundo.

Algunas estrellas famosas del deporte, como el basquetbolista Julius (Dr. J.) Erving, iniciaron su niñez en programas deportivos de esta institución.

En el Ejército, el ministerio deportivo suele asumir la modalidad de un programa recreativo centrado en un gimnasio comunitario. En la temporada de invierno, algunos lugares organizan ligas de básquetbol o vóleibol. En los meses más cálidos, ciertos Cuerpos acostumbran formar un equipo juvenil de softbol o de futbol americano. En la década pasada, el desarrollo de los Cuerpos y Centros Comunitarios Ray & Joan Kroc del Ejército ha llevado a la creación de ligas de futbol soccer intramuros, lecciones de natación, escalamiento de muros, clases de bicicleta estacionaria y de entrenamiento físico.

Algo que la gente suele preguntarse es de qué manera cumplen estos programas con la misión del Ejército consistente en “predicar el evangelio de Jesucristo y atender las necesidades humanas en Su nombre sin discriminación”. Puede que se pregunten: “¿Cómo se hace la transición de una cosa a la otra?” El apóstol Pablo escribió: “Pues aunque el ejercicio físico trae algún provecho, la piedad es útil para todo, ya que incluye una promesa no sólo para la vida presente sino también para la venidera” (1 Timoteo 4:8).

Los ministerios deportivos brindan un punto de acercamiento a las vidas de muchas personas que necesitan escuchar las Buenas Nuevas del evangelio. Tal intervención requiere esfuerzo. Ello implica desarrollar relaciones significativas. Así como en el básquetbol enseñamos al niño a “regatear” para que supere a un jugador contrario, les vamos ayudando también a vencer las barreras espirituales de modo que escuchen el mensaje de vida y esperanza en Cristo.

—  Coronel Steven Howard
Secretario de Personal

Previous post

La Santidad de la Vida

Next post

Phil Cooke