SAconnects en Español

¡Súmate a nuestras filas!

¡Los soldados del Ejército de Salvación laten por el Ejército! En los Estados Unidos hay casi 450.000 soldados de salvación. Asombroso, ¿te parece? Y, sin embargo, para que la lucha por las almas sea exitosa, se necesitan muchos más. Esos soldados son los que les muestran a los demás el camino que lleva al Reino, son los que comparten el amor de Dios en las comunidades, y quienes llevan esperanza.

El plan de la Visión 20/20 habla de nuestro papel individual como soldados y pone mucho énfasis en la necesidad de sumar nuevos soldados, tanto jóvenes como adultos. El objetivo que se ha propuesto el territorio es enrolar a 1000 jóvenes soldados y 1000 soldados adultos nuevos cada año. Esto hace crecer al Ejército y fortalece su misión declarada de “Transformar a las comunidades mediante el poder de Jesucristo, vida por vida”. Queremos y necesitamos soldados de salvación, ¡esa es la verdad! Deben de ser soldados buenos, firmemente comprometidos con Jesucristo.

En la actualidad, tenemos que entrar activamente en la batalla contra el pecado y hacer todo lo que esté en nuestro poder para alistar y atraer buenos soldados para que luchen en la guerra de la salvación. Bramwell Booth nos recuerda que “Nuestro destino consiste en buscar, encontrar y traer a casa a las almas perdidas. Hemos de recordar siempre a los olvidados y guiar a aquellos que se han extraviado. Quiero decirles a todos: ‘Mi camarada, ¿en qué piensas y en qué sueñas? ¿Qué es lo que tienes más cerca de tu corazón? ¿Dónde has puesto tu ambición? ¿Hacia dónde apuntan tus esperanzas? ¿Estás con las ovejas que han sido encontradas o está tu corazón buscando a aquellas que se han extraviado? Esas almas extraviadas están a todo tu derredor; hay rebaños completos en cada lugar’”. ¿A quiénes estás alentando para que te acompañen y se sumen a la lucha?

Reflexiona en el pasaje de 2 Timoteo 4:5 (ISV), que dice: “Tú, por el contrario, sé prudente en todas las circunstancias, soporta los sufrimientos, dedícate a la evangelización; cumple con los deberes de tu ministerio”.

Este es nuestro plan de batalla; nuestra devoción a Dios y al ministerio. Trae a otros para que se sumen a las filas del Ejército y te alienten en la lucha por las almas.

— Coronela Paula Johnson
Secretaria Territorial de los Ministerios Femeninos

Previous post

¡Cuidemos a los niños!

Next post

Join the ranks!