¡Buenas Noticias!

Somos un solo cuerpo

Retiro para Soldados de la División PENDEL

El tema del Retiro para Soldados de la División de Pendel (14 al 16 de marzo de 2014) fue Equipar al pueblo de Dios y se basó en Efesios 4:11–13. El predicador invitado fue Cotton Presley, Sargento Primero y Maestro de la Escuela Dominical en su Cuerpo en Springdale, Arkansas. Él nos enseñó en base a la riqueza de su experiencia, sabiduría y asimilación de la Palabra de Dios.

“Él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros, a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio…”

Hubo una amplia oferta de módulos de liderazgo entre los que estaban las enseñanzas sobre el oficialato local, el discipulado de jóvenes y adultos, el ministerio musical y artístico, y el ministerio de los servicios sociales. El material para Maestros de la Escuela Dominical de Niños, preparado por el Capitán Laro, fue especialmente útil para Jeriel Lowe, del Cuerpo de West Pittston, que dijo: “Los niños son la próxima generación de líderes, por lo que me siento inspirado al enseñarles y ser una luz en su camino”. Kathy Brinton del Cuerpo Harrisburg Citadel, dijo que el módulo dictado por el Sargento Primero Cotton Presley fue muy beneficioso para ella porque “su estilo pedagógico inclusivo fue un reflejo de su convicción de que todos somos miembros iguales del Cuerpo de Cristo”.

En las sesiones plenarias, se proyectaron dos videoclips que ilustraron de forma humorística las excusas por las cuales quizás no estemos operando en el Cuerpo de Cristo y sirviendo en el mundo como deberíamos. Como bomberos que no responden a una emergencia, nos convencemos a nosotros mismos de que no estamos capacitados o listos, que no tenemos tiempo, que otra persona lo podría hacer mejor o que quizás no exista tal necesidad.

“Para edificar el Cuerpo de Cristo…”

La sesión plenaria dirigida por Cathy Hayes, Directora de Desarrollo de Líderes de la División de Pendel, se concentró en los roles del Consejo de Cuerpo y del Consejo de Cuidado Pastoral. “¡Eso fue tan educativo!”, expresó Betty Ellen Barrett del Cuerpo de Easton. “No sabía que existían tantas posiciones por las que uno puede ser comisionado en el Cuerpo”. Muchos Cuerpos cuentan con un Consejo de Cuerpo que vela por los negocios y planificación del Cuerpo, pero carecen de un Consejo de Cuidado Pastoral. Cathy Hayes preguntó con solemnidad: “Si sólo tenemos un Consejo de Cuerpo, entonces ¿quién está cuidando de nuestra gente?”

Otro video desafió nuestro concepto de iglesia con su mensaje: “menos de esto y más de aquello”. La presentación mostró cuánto estamos empantanados y enredados con los negocios de la iglesia, lo que no siempre se traduce en amor y cuidado del Cuerpo de Cristo. Chris Christian, del Cuerpo de Philadelphia Citadel, comenzó a comprender esta verdad de una manera más completa y profunda: “El Cuerpo de Cristo tiene sentido práctico. Todo, con nuestros dones exclusivos, somos parte de la misión de Cristo”.

“De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios…”

La Banda de Philadelphia Citadel, dirigida por Aaron Harris, presentó ofrendas musicales y acompañamiento al canto congregacional en todas las reuniones. Cotton Presley utilizó la figura de la banda en su enseñanza acerca de la “unidad en la fe”. Dirigiéndose a la banda dijo: “¡Qué perfecta imagen de nuestra Cabeza en el cielo dirigiendo a nuestro Cuerpo!”.

Godefroy Makoumbou, del Cuerpo de Wilmington, dio testimonio de la obra de Dios en su familia a través de la sanidad de su hijo. En medio de su prueba, confió en Dios pidiendo fortaleza y dirección, lo que trajo unidad entre los miembros de su Cuerpo, quienes estuvieron en constante oración, intercediendo por su familia.

El testimonio de Arren Boyd, de diecisiete años, habló de la influencia divina de sus líderes musicales en el Cuerpo de Philadelphia Citadel. Arren habló de Filipenses 4:6–7 como un pasaje que le trae paz en circunstancias difíciles.

Terry Nebistinsky, del Cuerpo de Pottsville, testificó sobre su huída del llamado de Dios y luego la respuesta en obediencia a Su fidelidad. Ella usó Romanos 8:28 para confirmar que su vida había sido ordenada por Dios para Su propósito especial.

“… a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo”.

El domingo por la mañana todos los delegados participaron en un estudio bíblico, cada uno con el mismo material: una lección para ganar madurez espiritual al reconocer, desear y adquirir la sabiduría de Dios. Esos estudios fueron facilitados tanto por laicos como por Oficiales, y resaltaron la importancia de una Escuela Dominical periódica para adultos y los estudios bíblicos en el Cuerpo.

Xavier Valdes, del Cuerpo de Philadelphia Tabernacle, habló de su testimonio y cómo crecer queriendo ser un hombre adulto. Él deseaba ser físicamente maduro, y confiaba en Dios dependiendo de su guía y sabiduría; sin embargo, la gente le decía que fracasaría en el intento, pero él creció en madurez espiritual. La enseñanza de Cotton Presley a lo largo de todo el fin de semana presentó varios desafíos a partir de la Palabra de Dios: amarnos unos a los otros, funcionar dentro del Cuerpo de Cristo y ser imitadores de Dios.

by Ronda Atwater

 

Previous post

¡Si no hay Biblia, no hay desayuno!

Next post

Mission Team en Caguas, Puerto Rico