¡Buenas Noticias!

¡Si no hay Biblia, no hay desayuno!

“Nuestro lema insta a que antes de comenzar el día, ¡o en cualquier instante del mismo!, encontremos el mejor momento y lugar para meditar en la Palabra de Dios, de modo que pasemos tiempo leyendo la Biblia con un corazón reverente. Al ejercitar esta disciplina espiritual, Dios nos hablará, quizás con una voz muy suave”.

De hecho, todo lo que se escribió en el pasado se escribió para enseñarnos, a fin de que, alentados por las Escrituras, perseveremos en mantener nuestra esperanza (Romanos 15:4).
Previous post

Mujeres victoriosas

Next post

Somos un solo cuerpo