SAconnects en Español

Ser un mentor

CommissionerSueSwansonEste número de SAConnects es dedicado a historias de mujeres. Sé que será una edición que te va a inspirar. A mí me hace pensar en mi propia historia.

La inspiración no procede del vacío. Hay personas que te acompañan y te ayudan a definir, en un espíritu de gracia y santidad, el camino que ha de seguir tu vida.

En los inicios de mi oficialato, floreció una entrañable amistad entre una oficiala retirada y yo. Amistad que se estableció a pesar de que me resistí. Nuestro comandante divisional decidió que ella y su esposo pasaran un fin de semana con mi familia. Así que llegaron y se quedaron en nuestra casa. Y ejercieron el papel de mentores nuestros.

Yo ya conocía a la mujer, pero sólo a la distancia. Para ser franca, me atemorizaba. Era fuerte, bien educada, habilidosa, seria pero, sencillamente, me inspiraba terror.

Aunque opuse resistencia con mi actitud y mi espíritu, de todas maneras se quedaron en casa ese fin de semana.

Te podría decir que tuve que soportar su visita hasta que se marcharon. Pero fue otra cosa la que sucedió.

¡Lo que ocurrió fue que me conecté con la Coronela Anita Robb! Me di cuenta de que realmente se interesaba en mí, en lo que yo sentía y en lo que pensaba. Ella me escuchaba.

Hablamos toda la noche, hasta el amanecer. Nos reímos. Lloramos. Se forjó un vínculo entre nosotras. Esta tenienta de unos 20 años de edad encontró una amiga en esa mujer de más o menos 70 años.

Después de ese fin de semana insuperable, nos mantuvimos en contacto. Ella se convirtió en mi mentora. Yo sabía que siempre me escucharía, reflexionaría conmigo, me plantearía retos y me apoyaría. Ella me hacía las “preguntas difíciles” y me ayudaba a enfrentar las dificultades que se presentaban en el camino, de manera que al final pudiese tomar decisiones buenas y acertadas.

Y pensar que esta fue una “historia de mujer” que estuvo a punto de no suceder.

Ojalá que disfrutes de este número y que lo hagas tuyo. Pero recuerda: una buena “historia de mujer” podría estar esperándote a ti hoy mismo.

Warren-Maye
Previous post

WOMEN in MINISTRY: past, present, and future

comissioner-sue-swanson
Next post

Be A Mentor