SAconnects en Español

Sé un agente de cambio

BeingtheChange_4Cuando Devonte Thompson entrena a jóvenes que recién inician su formación musical en el Citadel de Manhattan en East Harlem, ve en ellos mucho de lo que él solía ser.

Thompson comenzó a asistir al Cuerpo cuando tenía ocho años y aprendió a tocar varios instrumentos musicales. Ahora, con 19, es el miembro más joven de la Banda del Estado Mayor de Nueva York (o NYSB por sus siglas en inglés).

“Había aquí personas que me apoyaron cuando era niño; ahora veo la huella que marcaron en mi vida”, reflexiona Thompson, quien  trasunta modestia y humildad. “Yo quiero marcar esa misma huella y ejercer ese mismo impacto en las vidas de otras personas”.

Thompson se crió en Harlem con su madre soltera y tres hermanos. Los Boy Scouts fueron quienes primero lo acercaron al Citadel de Manhattan, pero al cabo de muy poco tiempo se enteró del programa para niños que se realizaba ahí después del horario escolar y también de la escuela musical. Comenzó a asistir a ambos programas de manera regular y, cuando lo hacía, podía disfrutar también de las comidas cada vez que se le ayudaba con sus tareas escolares.

“Era como una comunidad”, reflexiona. “Era un segundo hogar donde podía ir para pasarla bien con mis amigos y simplemente disfrutar del tiempo que pasábamos juntos. Una cosa llevó a la otra y sigo aquí hasta el día de hoy”.

Historia de éxito

En la actualidad, Thompson toca en la banda del Cuerpo y es el líder de la Compañía de Cantores. También toca en la Banda Juvenil y el Coro del Gran Nueva York y suele hacer presentaciones como solista en ambos grupos.

A veces, Thompson reemplaza en el Cuerpo al Maestro de Banda, Nathan Power, quien ha llamado a Thompson “uno de los mejores ejemplos de lo que es el salvacionismo” que jamás haya visto.

“Él es un ejemplo de cómo usa Jesús nuestros programas para traer a personas con la idea de que lo conozcan a Él. Thompson logra integrarlos, les hace sentir que forman parte del Cuerpo y les enseña a tener fe”, dice Power. “Devonte tiene un compromiso y una pasión por Cristo que es sutil en sí misma pero a la vez contagiosa si has tenido la oportunidad de pasar un rato con él.

“Toca varios instrumentos musicales a un nivel realmente fantástico y está siempre listo para hablar y orar cuando se lo llama a hacerlo”.

Thompson, que sabe tocar siete instrumentos, opta por tocar la batería y el bajo eléctrico los domingos por la mañana en los servicios de alabanza y adoración. Reconoce en Jonathan Quatela, exalumno de la NYSB y oficial del Ejército, una de las personas que más influencia ha tenido en él.

“Todo lo que sé tocar, lo aprendí en el Ejército de Salvación”, dice Thompson.

Los martes, Thompson enseña teoría musical a los niños más pequeños del Cuerpo y a tocar instrumentos de bronce y el piano en la escuela de música a la que en otros tiempos asistió.

Devuelvo lo que otros me dieron

“Mi impresión es que estoy devolviendo lo que me ha sido dado”, comenta. “En su momento aprendí algo y ahora estoy enseñando a otros chicos exactamente lo que aprendí. Esto es lo que mis maestros querían que hiciera. Para eso estaban aquí: para que, llegado el momento, yo pudiera ayudar a otros jóvenes.

“Sencillamente me siento agradecido de haber podido ingresar al programa de manera gratis. Ahora puedo aportar a otros niños lo mismo que recibí. Sé lo que mis líderes han hecho por mí. Me ayudaron a pasar por todo tipo de situaciones. No sé dónde estaría hoy de no haber sido por esas personas que me ayudaron. Es muy importante para mí poder ser como una de ellas para otros niños que están hoy en la situación en que yo me encontraba”.

El talento musical de Thompson para tocar el corno barítono le abrió un espacio en la NYSB, a la que se integró en septiembre del año pasado.

El hecho de ser el miembro más joven de una banda tan prestigiosa es para darle a cualquiera “un ataque de nervios”, dice Thompson, en particular por hallarse sentado en esa banda junto a uno de sus héroes. Thompson toca el eufonio en la Banda Juvenil del Gran Nueva York y siempre se ha sentido inspirado por Aaron VanderWeele, quien toca ese mismo instrumento en la NYSB.

Un sueño hecho realidad

“Es extraño que este hombre, a quien siempre escuchaba en YouTube, estuviera sentado ahora junto a mí durante un ensayo”, cuenta Thompson. “Me pone muy nervioso, especialmente porque soy el más joven.

BeingtheChange_2“Sé lo buenos que son todos estos músicos y tengo que esforzarme por ser tan bueno o mejor que ellos. Me pone nervioso, pero a fin de cuentas sé que todos estamos aquí por la misma razón, a saber, dar a conocer el mensaje de Jesucristo. Nos esmeramos en ser ejemplos vivos de Jesucristo y en divulgar el mensaje a todo el mundo”.

VanderWeele dice que oyó hablar de las avanzadas habilidades musicales de Thompson hace unos años y se juntó con él para impartirle algunas lecciones.

“Este chico tranquilo y humilde le sacaba un sonido realmente hermoso al eufonio; fue un placer para mí poder asesorarlo un par de veces”, dice VanderWeele. “Desde entonces, en encuentros y celebraciones como las del Fin de Semana de Estrellas del Futuro de la Banda del Estado Mayor de Nueva York (“NYSB’s Future All Stars Weekend”) y el Campamento de Música en Star Lake (“Star Lake Musicamp”), he podido verlo florecer hasta transformarse en un maravilloso joven cristiano poseído de un intenso deseo de compartir su testimonio a través de sus presentaciones de música cristiana y de compañerismo cristiano”.

Star Lake ha resultado ser un lugar muy especial para Thompson, quien ha asistido a este campamento de música durante años. En 2013, reavivó ahí su relación con Cristo durante los Consejos de la Juventud. Ese fin de semana, tanto la presentación del “Jesus Theater” (Teatro de Jesús) como los oradores que entonces hablaron, transformaron su vida.

Crecer en Cristo

“Fue muy bueno tener a mi lado a todos mis amigos”, recuerda. “Es grato tener a mi alrededor a personas que están dispuestas a hacer los mismos sacrificios”.

Los Capitanes Antonio y Jennifer Rosamilia, oficiales directivos en el Citadel de Manhattan, dicen que Thompson ha crecido física, espiritual y musicalmente; y ha mostrado “excelente integridad” a todos los niveles.

“No podemos esperar a saber qué es lo que Dios le depara a Devonte y oramos constantemente por él”, dice el Capitán Antonio.

Además de la música, Thompson dice que aprendió en el Ejército de Salvación lo que es la humildad y la integridad.

“Se me enseñó a ser humilde como Jesús y a vivir una vida que se parezca a la de Él”, explica. “Se me enseñó a no ser jactancioso si alguna vez tenía éxito en lo que hacía, a poner a los demás antes que a mí y a preocuparme siempre de ayudar a los demás.

“Es por eso que hoy hago lo que hago y que soy como soy en la actualidad”.

Thompson ha ayudado a Rosamilia a dirigir las reuniones al aire libre y a dar de comer a las personas que pasan hambre en el barrio de East Harlem.

Un oasis en el vecindario

“Ese Cuerpo existe para esas personas en particular”, dice Thompson. “Tienen un lugar donde acudir y saben que ahí son amados.

BeingtheChange_3“Y eso es un aspecto muy importante para los niños también. No todos viven la mejor de las situaciones familiares. Ese Cuerpo es para las personas que no cuentan con un hogar seguro al que ir. Hay personas en el Cuerpo en las que los niños pueden confiar y de las que pueden depender. Esa es la razón por la que estoy ahí. Puedo ser un ejemplo para los niños si ellos no cuentan con uno en sus hogares”.

Cuando de su vida devocional se trata, Thompson cuenta con abundantes recursos de entre los cuales elegir. Una variedad de versículos bíblicos le llegan a su teléfono todos los días y él se alimenta espiritualmente en cada evento que realiza el Ejército de Salvación.

Todo comienza con la iglesia el día domingo.

Los lunes tiene ensayo con la Banda Juvenil del Gran Nueva York y con el Coro del Gran Nueva York, y las devociones.

Los martes enseña en la escuela de música en el Cuerpo, y las devociones.

Los miércoles hay práctica de alabanza y adoración en el Cuerpo, y las devociones. Los miércoles  también escucha un devocional durante el ensayo con la NYSB.

Los niños son el futuro

“Lo que aprendo en esas devociones trato de vivirlo el resto de la semana y de esa manera hacer más fuerte mi fe en Cristo”, cuenta Thompson.

“A fin de cuentas, Cristo es lo más importante de todo. Vivir imitándolo a Él simplemente hace que mi vida y las de todos los demás sean mucho mejores”.

Thompson es estudiante de segundo año en Hunter College, donde estudia contabilidad y ciencias computacionales. Espera trabajar algún día para el Ejército de Salvación y enseñar música.

“Quiero seguir en el Ejército de Salvación haciendo lo que hago ahora”, dice.

Thompson afirma que cree en el compromiso del territorio con la iniciativa de Capacitación de Jóvenes Adultos, uno de los cuatro elementos de la agenda “Strikepoint” del territorio.

“Es bueno e importante tener jóvenes de mi edad dirigiendo a esos niños porque nos separa de ellos sólo una generación”, reflexiona. “Nosotros podemos ser ejemplos para ellos mientras van pasando por las mismas cosas por las que no hace mucho tiempo pasamos nosotros. Nosotros les podemos mostrar el camino”.

por Robert Mitchell

Previous post

Maestros en la iglesia de los niños

Next post

Ahora estoy comprometido del todo