SAconnects en Español

Procuremos estar a la derecha

El mundo que conocíamos, para muchos, se detuvo en la primavera. Inicialmente parecía como que aguantábamos la respiración. No sabíamos qué ocurriría ni la dirección que debíamos seguir. Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, el Ejército de Salvación comenzó a reinventar una de las cosas que mejor hace: servir al pueblo. Al igual que el resto del mundo, hemos tenido que ser creativos, pero muy conscientes e intencionados con nuestro enfoque principal: alcanzar al necesitado. Ya sea con una cajita de comida o una palabra de apoyo, repartimos el alimento tanto físico como espiritual.

Para nuestra comunidad latina, una cultura en la que predomina el contacto físico —un abrazo, una mano de apoyo sobre el hombro— las nuevas demandas fueron devastadoras y difíciles de asimilar. Pero, aun así, la misión continuó. Nuevos ministerios o nuevas maneras de poner en función los que siempre hemos desarrollado, cobraron vida casi instantáneamente. Usamos los talentos de la gente, la tecnología desarrollada, la innovación para alcanzar al pueblo.

En esta edición especial compartimos algunos de los modos en que hemos dedicado horas incansables al servicio del prójimo, a suplir sus necesidades físicas, emocionales y espirituales. Eso es lo que el Señor nos insta a hacer, es nuestro compromiso; un llamado que tiene recompensa.

«Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre el trono de su gloria; y todas las naciones serán reunidas delante de él. Él separará los unos de los otros, como cuando el pastor separa las ovejas de los cabritos; y pondrá las ovejas a su derecha y los cabritos a su izquierda.

«Entonces el Rey dirá a los de su derecha: “¡Vengan, benditos de mi Padre! Hereden el reino que ha sido preparado para ustedes desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me recibieron.» (Mateo 25:31-35).

Dios les bendiga.

—Minerva Colón-Pino, editora ejecutiva

Previous post

Blessed by your faithfulness

Next post

The Advent Wreath - A Family Christmas Project