¡Buenas Noticias!

Por fe, por creencia y por obediencia a Jesús

Campaña evangelística en Lancaster, Pensilvania

Los Capitanes Edwin y Gloria Lorenzo, Oficiales Directivos de Lancaster, Pensilvania, queriendo cerrar el otoño y agradar a Dios, se propusieron con la congregación llevar a otros el gran mensaje de salvación para que respondieran a las buenas nuevas. Decidieron ellos y los líderes pasar el mensaje a los seres queridos y vecinos que la iglesia del Ejército de Salvación cree y obedece a un Dios vivo que nos bendice cada día. “Porque todo el que invoque el nombre del Señor será salvo” (Romanos 10:13).

Dios nos está llamando a participar en la proclamación de su mensaje, para que sea conocido en la comunidad de Lancaster.

“Porque todo el que invoque el nombre del Señor será salvo” (Romanos 10:13)
La invitada Brendaliz González, adoradora y compositora de la Primera Iglesia Asambleas de Dios de York, Pensilvania, junto a la congregación, cantaron alabanzas y adoraron al Señor. Otro invitado fue Vladimir González, compositor de música “rapera” y predicador de la Iglesia de Dios “La Voz Alerta de York”, Pensilvania. Dieron testimonio de lo que Dios ha obrado en sus vidas a través de su declaración de fe, porque creyeron y obedecieron la Palabra de Dios.

Los niños no deben faltar en una fiesta para el Señor. Por eso, se tuvo la fantástica idea de instalarles juegos antes de comenzar las alabanzas y la predicación. Lo disfrutaron mucho, atendidos por los Capitanes Lorenzo y los líderes del Cuerpo.

Muchas personas pasaron al altar, reivindicándose ante Dios, renovando su compromiso o conociéndole por primera vez. Esto fue muy bendecido y la congregación de Lancaster se regocijó en ello.

Los Capitanes Lorenzo nos desafían a pensar en las personas que necesitan oír las buenas nuevas e idear un plan para lograrlo; que nos pongamos en acción en cuanto nos sea posible, que llevemos almas nuevas al Señor y proclamemos: “Que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo” (Romanos 10:9).

por Raúl Gómez

Previous post

La primera cena

Next post

Un privilegiado de Jesucristo