SAconnects en Español

Phil Laeger

phillaeger_insEl compositor salvacionista Phil Laeger trasladó a su familia desde Australia a Nueva York. Pasó la temporada de verano presentando su música ante auditorios pequeños e íntimos. Antes de presentarse en el Citadel de Kingston, Nueva York, Laeger conversó con SAConnects.

 

Cuando ministras en un evento como este, ¿qué esperas que el público capte? Cuando la gente me ve tocar y me oye cantar, anhelo que vean a Jesús. Espero que el Señor me use de la manera que quiera cuando toco en los Cuerpos y en otros escenarios. Oro sobre lo que voy a hacer en cada una de mis presentaciones. No sigo un método fijo. Siento lo que Dios me está diciendo. Mi objetivo es ser fiel a lo que el Señor pone en mi corazón. Si Él bendice a alguien, ministra a alguien, le da una palabra a alguien o le alienta a avanzar en su camino de fe, entonces he sido un siervo bueno y fiel.

Tu música ha sido usada en el Ministerio del Muelle (Pier Ministry) durante las Reuniones del Campamento en Old Orchard Beach. ¿Qué sientes al ver que la usan en un evento como ese? Es maravilloso. Es grandioso hacer música con un mensaje redentor para personas que no se lo estaban esperando. Debemos usar todos los medios posibles para decirle a la gente que Jesús les ama. Eso es fantástico.

¿Cuál es tu proyecto más reciente? Lo último que he hecho es un proyecto paralelo titulado “Yes to Yes” (Sí a sí). Eso me da la oportunidad de hacer algo distinto con mi música. Se trata de pocas canciones para la iglesia y más sobre las relaciones. No es algo que se aparte de mi fe. Sencillamente me enfoco en la relación que tengo con mi esposa. Son canciones de amor que abordan las dificultades propias del matrimonio, el afecto y la familia.

¿Qué te muestra Dios hoy a través de tu música? Lo mismo que me ha mostrado siempre: que no tienes que ser alguien especial para que Él te use; que no tienes que tener dones, talentos ni habilidades exclusivas ni ser el mejor en tu campo. El Señor se complace en la humildad. Dios quiere que le des lo mejor de ti. Confía en que Él usará lo que tienes. No te des mucha importancia, mantente enfocado y haz el trabajo. Cuando creo música, sea en el piano, con mi voz o cuando escribo, mi objetivo es usar lo que tengo y confiar en todo lo que Dios quiera hacer a través de mí, y ciertamente lo hará. Más que alardear de lo bueno que soy o de lo listo que puedo ser, sencillamente actúo y hago mi trabajo con fe.

La mayoría de la gente te conoce por tu versión de la canción “I’m in His Hands” (“Estoy en Sus manos”). ¿Cuál es la historia de esa canción? Cuando su autor, el Comisionado Stanley Ditmer, se acercaba a su promoción a la Gloria, recibí una llamada telefónica de parte de mi amigo Bernie Dake. Me preguntó si estaría dispuesto a hacer un nuevo arreglo musical de esa canción. Me la cantó por teléfono. En ese momento, no pensé en nada al respecto. El Comisionado Ditmer la había escrito cuando era joven. Significaba mucho para la generación de mis padres y fue una gran fuente de consuelo para ellos. Por eso me agradó mucho cuando me pidieron que hiciera un nuevo arreglo musical para esa canción.

¿Cuándo supiste que Dios te llamó a que fueses músico y compositor? No sé si podría identificar un momento exacto, pero recuerdo que tras graduarme de la secundaria en 1995, no sabía qué hacer. En esa época, yo no estaba activo en mi fe. Un domingo, alguien me pidió que fuera a la iglesia. Estamos hablando del Cuerpo del Templo de Atlanta, pero no podría decir nada más acerca de aquella reunión a la que asistí. Al salir de allí, sentí que necesitaba sentido y propósito en mi vida. Yo sabía que Dios era real y que  todo lo que me habían enseñado al respecto era verdad. Así que dije: “De acuerdo, Dios, aprovecharé esta oportunidad”. A partir de ese día, empecé a leer la Biblia y a orar. Por ese entonces, ya sabía tocar piano. Y dije: “Señor, si quieres usar esto para algún fin, por favor, hazlo”. Así que mientras tocaba, cantaba y escribía, Dios abrió muchas puertas.

Háblanos de tu vida cuando eras niño. Me crié en un hogar cristiano. Mis padres eran oficiales en el Territorio Sur [y estuvieron destacados un tiempo en la Escuela de Entrenamiento para Oficiales]. Yo diría que cuando tenía unos cinco años, inicié mi camino de fe. A esa misma edad empecé a tocar el piano. También recuerdo haber pensado mucho en Jesús. El piano era mi manera de expresarme a través de la música.

¿Qué personas han influido en ti? Sin lugar a dudas, recibí una fuerte influencia de Keith Green y de Rich Mullins, dos de mis favoritos. Otras influencias importantes han sido Billy Joel y otras personas como Ben Folds. Crecí escuchando todos los géneros, desde James Taylor hasta Earth, Wind & Fire. Soy ecléctico. Eso me ayuda al momento de componer. Puedo recurrir a una amplia gama de influencias.

¿Qué te depara el futuro? Este momento es para mí un gran período de transición en lo que respecta a mi familia. Mi esposa [Sarah] y yo hemos orado mucho tiempo para que podamos concordar y ministrar juntos. Ella ora por la sanidad física, espiritual y mental de las personas. De hecho, le encanta adorar al Señor y orar por la gente. Además, le apasionan los ministerios femeninos. Hemos estado orando por un ministerio que ambos podamos compartir. Y parece que esa posibilidad está por hacerse realidad.

por Robert Mitchell

— Phil y Sarah Laeger tienen tres hijos. Para saber más acerca del ministerio de Phil, visita el sitio www.laeger.net.

Previous post

Phil Laeger

Next post

Senior moments in Bensonhurst