SAconnects en Español

Para los demás y para uno mismo

El año pasado, cuando recibí mis nombramientos, el de Secretario Territorial para el Desarrollo de la Vida Espiritual y el de Asesor Territorial de Justicia Social, alguien dijo: “El desarrollo de la vida espiritual es un proceso interior y, por lo general, se da a nivel individual. La justicia social se desempeña en —e implica— la interacción con otras personas. No es que sean incompatibles, pero cada una de ellas parece apuntar en direcciones diferentes. ¿No te va a ser difícil enfocarte en ambas al mismo tiempo?”

Entonces se me ocurrió algo que oí en el curso “Cultiva la formación espiritual” hace varios años, cuando Robert Mulholland definió la transformación espiritual de la siguiente manera: “Conformarnos a la imagen de Cristo por el bien de los demás”.

No practicamos las disciplinas espirituales ni nos esforzamos por parecernos cada vez más a Jesús sólo para nuestro propio beneficio. Se dice que el Ejército de Salvación es un “movimiento de santidad”. Nos esforzamos por llegar a ser santos y salimos al mundo a compartir esa santidad con los demás. Históricamente, hemos llevado nuestro ministerio evangelizador a los marginados y seguimos haciéndolo en la actualidad.

Cuando le preguntaron cuál era el más importante de los mandamientos, Jesús expresó su célebre respuesta: “‘Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas’. El segundo es: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’. No hay otro mandamiento más importante que estos” (Marcos 12:30-31).

Para mí, este pasaje de la Biblia sugiere que la santidad personal puede expresarse mediante actos de misericordia y compasión. En otras palabras: a través de la formación espiritual y la justicia social. En palabras de nuestro Fundador: “La fe y las obras deben avanzar una al lado de la otra, respondiendo una a cada paso que da la otra, como hacen los pies de una persona que camina. Primero la fe y luego las obras;  luego la fe una vez más y de nuevo las obras, hasta que apenas se pueda distinguir entre la fe y las obras”.

En esta edición de SAconnects (la publicación), verás la manera en que el Ejército de Salvación rescata a las personas atrapadas en el flagelo de la trata humana. Estamos ejerciendo un impacto en esas vidas, una por una.

— Tte. Coronela Patricia LaBossiere
Asesor Territorial de Justicia Social
Secretaria Territorial del Departamento de Desarrollo de la Vida Espiritual

Previous post

Relevents: Marchon Noon

Next post

On Point Webinars