SAconnects en Español

Nuestra gente

Ante de una taberna victoriana, con los terribles olores, ruidos y vistas lo que parecía el escenario menos indicado para que un padre impartiera una genial enseñanza paterna a su joven hijo, William Booth le dijo a Bramwell: “Esta es nuestra gente; esta es la gente a la que quiero que dediques tu vida para que la traigas a Cristo”.

Bramwell jamás olvidaría esas palabras impresas en su mente.

Uno de los primeros coros del Ejército retomaba esas imágenes: “Acérquense a Jesús, borrachos, blasfemadores, tahúres, incrédulos, no importa qué tipo de pecadores sean, si expertos o novatos”.

Esta es “nuestra gente”.

El Ejército de Salvación se describe oficialmente como “una misión permanente entre los no convertidos” y en muchas culturas alrededor del mundo se nos asocia correctamente con los marginados de la sociedad, como el lugar para las personas que no tienen un lugar.

Esta es “nuestra gente”.

Jesús anunció que predicaría “buenas nuevas a los pobres” (Lucas, capítulo 4), y “lo siguieron grandes multitudes” (Mateo, capítulo 19). Jesús inició un “movimiento entre la gente”, principio clave del crecimiento de la iglesia.

La dinámica misional de “redención y ascenso” y el benéfico impacto del Evangelio, hacen que esas personas a menudo sean empoderadas para ascender socialmente, desde la clase beneficiada por los servicios sociales a la clase trabajadora.

En este sentido, Ed McKinley escribe: “Los salvacionistas son seres humanos comunes y corrientes a los que les gusta comer y dormir los domingos por la tarde. Disfrutan de su juventud, cuentan chistes, juegan a la pelota y trabajan en sus automóviles”.

Esta es “nuestra gente”.

“Deja que la gente graciosa trabaje para ti”, oraba John Gowans, “los impedidos, los agraviados y los discapacitados obran maravillas diariamente en tu santo nombre”.

Esta es “nuestra gente”.

Previous post

In Uniform

Next post

Our People