SAconnects en Español

Música para sus oídos

El Ejército de Salvación muestra su agradecimiento a los veteranos

“Ya es hora de retomar el contacto con los miembros de las fuerzas armadas y llevarles el Evangelio a través de nuestras misiones.”
—Dr. Norman Raymond, CSM, de la Capilla en Worthington Woods

En noviembre pasado, el autor Dan Perkins recibió un mensaje del Señor. Sucedió mientras viajaba por un trecho solitario de la Ruta 75, el famoso “Corredor de los Caimanes” (“Alligator Alley”, en inglés) del estado de la Florida. Venía de la Isla Sanibel, ubicada al noroeste y se dirigía hacia Miami Beach en el sur.

“Tras 45 minutos de viaje, empecé a sentir frío, a entumecerme y a sudar. Y mi visión se volvió borrosa”, recuerda Perkins. “Aparqué el auto a un lado de la carretera. No sé qué fue lo que ocurrió después, pero luego de unos 15 minutos, todo volvió a aclararse. Y fue entonces que me di cuenta de que el Señor me había dicho el nombre de la fundación: ‘Canciones e Historias para Soldados” y lo que yo debía hacer”.

Canciones e Historias para Soldados, una corporación 501(c) (3) sin fines de lucro, fue creada para ofrecer entretenimiento electrónico gratis y personalizado para miembros activos y retirados de las fuerzas armadas. Un pequeño paquete que se le entrega a cada veterano incluye un reproductor de MP3 con auriculares y un cable de conexión al USB.

Perkins pronto entró en contacto con el Dr. Norman Raymond, el Sargento Primero del Cuerpo en la Capilla de Worthington Woods en Columbus, Ohio. Raymond, luego de escuchar acerca de la fundación, presentó a Perkins al Comisionado Barry C. Swanson, Comandante Territorial, y al Tte. Coronel Kenneth W. Maynor, Secretario Territorial de Programa.

“Fui una suerte de ‘conector’ salvacionista”, señala Raymond.MttE_featured

El grupo se reunió a desayunar para discutir la manera en que el Ejército de Salvación podría ayudar.

“Todo marchó muy bien y pensamos que era una muy buena idea”, apunta Raymond.

Perkins, que sirvió en los Estados Unidos durante la Guerra de Vietnam, dijo que “sean sus cicatrices físicas o emocionales, la guerra ha cambiado a cada uno de los veteranos”.

“Nosotros conocemos el precio que cada miembro activo de las fuerzas armadas ha debido pagar”, comenta Perkins en su sitio web (www.danperkinsatsanibel.com).

“Queremos que sepan que estamos trabajando para hacer algo por ellos. Al proveerles este reproductor de MP3 personalizado, los veteranos que fueron heridos mientras servían a nuestro país podrán escuchar canciones e historias reconfortantes y también el tipo de música que les gusta. Si bien no es una respuesta a todas sus necesidades, es algo que podemos hacer para recordarles que hay alguien que se preocupa y piensa en ellos”.

Hasta ahora, la fundación ha entregado cerca de 3.000 reproductores de MP3 en hospitales de la VA en todo el país. El Ejército de Salvación ha participado activamente repartiendo unos 900, en su mayoría en Cleveland y en Dayton, Ohio.

La Mayora Diana Capanna, que trabaja en los Ministerios de Cuidado Comunitario en la División NEOSA, dijo que los salvacionistas visitan cada mes el hospital local de la VA en Cleveland.

“Nos encontramos, oramos juntos y repasamos las pautas antes de separarnos para llevar nuestro ministerio a las diversas plantas del hospital”, explica. “En nuestros meses de visitas, repartimos regalos y la revista War Cry.

“Nuestros regalos por lo general son rompecabezas, bolígrafos, crucigramas, mantas para las piernas, calcetines y artículos de aseo personal. Hacemos lo mejor que podemos por averiguar qué es lo que los veteranos necesitan y desean para luego encargar todas esas cosas para ellos”.

Perkins dijo que esa es la razón por la que quiere trabajar de cerca con el Ejército.

“Vamos a trabajar con el Ejército de Salvación para contactar a cada hospital con el que tenga una relación en el territorio e intentaremos repartir nuestras Canciones e Historias en cada uno de ellos”, dice.

Raymond dijo que, durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, y también en la Guerra de Vietnam, el Ejército de Salvación participó ayudando a los veteranos. En Navidad, Raymond sirve en los puestos de la Olla Roja recolectando donaciones para el Ejército. Explicó que muchos veteranos de la tercera edad a menudo se detienen a conversar con él sobre la bondad del Ejército de Salvación para con quienes han servido y sirven en las fuerzas armadas.

“Y eso me hizo pensar, ¿estamos conectados realmente? ¿Estamos apoyando a nuestros soldados como solíamos hacerlo y como nuestra tradición nos dice que lo debemos hacer?”, cuenta Raymond.

Raymond recuerda a un amigo de su niñez, Rick Knickerbocker, que murió en Vietnam.

“Cuando escuché hablar acerca del programa de los MP3, pensé: Vaya, qué manera tan buena de reconectarse de una manera real con todas nuestras unidades, dice Raymond.

“Los compañeros que están en los hospitales pasan muchas horas completamente solos. El personal médico hace lo que puede, pero en todo otro sentido, están solos. Necesitamos soldados para que lleven estos [paquetes] a los hospitales, y ¿quién más apropiado para hacer eso que el Ejército de Salvación?”

por Robert Mitchell

EightyJoyfulIntercessorsWelcomed
Previous post

Bienvenida a ochenta “Intercesores Gozosos”

MttE_featured
Next post

music to their ears