¡Buenas Noticias!

Mil excusas

MilexcusasMi nombre es Gilberto Rivera. Nací en  una familia cristiana, siendo mis padres ministros ordenados. Siempre, a través de su ejemplo, me demostraron la importancia de amar a Dios y  de tener una vida agradable a Él. A los seis años recibí a Jesús como mi Salvador, en un evento de niños que hubo en la iglesia. Aunque había dado ese paso y lo había hecho de corazón, realmente no entendía completamente esa decisión. En mi adolescencia, cometí algunos errores. Había momentos en los que vivía y reflejaba mi cristiandad en la iglesia y en casa, pero cuando estaba solo con mis amistades no era un santito. Sabía que estaba mal delante de Dios, pero continué viviendo a mi gusto.

A los 16 años, en un encuentro de jóvenes, me reencontré con el Señor y le supliqué que perdonara mi pasado y me hiciera una criatura nueva en Él. Por su gracia, ese mismo día, Él me renovó y quitó la carga de mi pasado. También me hizo entender que tenía un propósito para mi vida sirviéndole a tiempo completo como Oficial. Al principio no fue fácil comprender su llamado porque yo entendía que era muy joven, que no tenía ese “talento”, no me gustaba hablar frente a la gente y las personas no me iban a escuchar ni a entender. Eran excusas que estaba poniendo para no cumplir con el llamado que el Señor me había hecho.

Poco a poco, el Señor fue trabajando en mí y me llevó a las siguientes palabras en 1 Timoteo 4:12: “Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza”. Me tomó un tiempo para entender que no había razón para temer. Eso fue gracias a la ayuda de mi familia y de unos excelentes Oficiales Directivos que se preocuparon por pulirme, ayudarme a crecer y ver el potencial que Dios veía en mí. El camino no ha sido fácil, pero el Señor es mi fortaleza y quien me ayuda a seguir. Mi versículo preferido es el Salmo 27:1 que dice: “Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?” Este verso me recuerda que en mi Dios encuentro la fuerza y la valentía que necesito para cumplir con este llamado que Él me ha hecho.  Hay momentos en los que pienso que no puedo y que no soy capaz, pero allí es cuando el Señor me recuerda que Él es mi luz, mi salvación y que, mientras me mantenga anclado en Él, todo lo puedo.

El proceso en el Colegio de Entrenamiento para Oficiales (CFOT) ha sido creer, confiar y obedecer, palabras que el Señor habló a mi vida desde el momento en que entré por las puertas de este lugar. Ha sido un tiempo de crecimiento y de reconocer el trabajo que el Señor continúa haciendo en mí y en mi familia. Cada clase, tarea, actividad y nombramiento sirven de ayuda para mi desarrollo como futuro Oficial. Nuevamente, no ha sido fácil, pero el Señor me ha ayudado, junto a mi esposa, a cumplir con todo y sacarle el mejor provecho, ya que no hemos sido llamados por hombres, sino por Dios. Es este llamado divino y nuestra constante búsqueda de la presencia de Dios, lo que nos mantiene firmes y seguros de que estamos en el lugar indicado, en el que el Señor nos quiere para su servicio.

por Gilberto Rivera

Previous post

Encuentro en El Pinar

Next post

Me lo dijo un pajarito