SAconnects en Español

los modales en el ASCENSOR

Elevatoretiquette

Los ascensores pueden resultar algo incómodos. Hace poco, estaba en uno con ocho jóvenes. Yo era la única persona mayor, el único “desconocido” del grupo. Y entablamos una conversación muy interesante.

Alguien dijo: “¿Por qué las personas nunca se miran a los ojos cuando se encuentran en un ascensor?” Otro agregó: “Es verdad. Cuando estás en un ascensor ni siquiera miras a los ojos a las personas que conoces. Quizás sea por eso que suele haber un afiche como este pegado a la pared, para darle a la gente algo que mirar y así evitar verse unos a otros”.

¡Es cierto! Me impresionó la idea de que un ascensor pudiera dar lugar a un ambiente falso.

¿O lo es?

¿Será el ascensor un microcosmos de lo que es nuestro mundo más amplio y sólo uno de los muchos lugares incómodos que habitamos y en los que nos movemos?

¿Miramos a los ojos a las personas que se cruzan por nuestro camino o por lo menos establecemos algún tipo de contacto con ellas? ¿O en vez de hacerlo nos quedamos mirando “el afiche” que está pegado a la pared del ascensor?

Al reflexionar sobre ese encuentro en el ascensor, me sentí desafiado a mirar a los ojos a las personas que se cruzan en mi camino, en mi propia vida, “en el ascensor” o donde sea que Dios me ponga. En mi oración digo: “Señor, dame valor para enfrentar los momentos incómodos de la vida, para dar alegría, para expresar tus palabras y para romper el silencio. Amén”.

Para terminar la historia, cuando finalmente salimos del ascensor, todos estábamos riéndonos y hasta carcajeándonos. Es asombroso lo que pueden hacer unas pocas palabras.

—  Coronela G. Lorraine Bamford
Secretaria Territorial de los Ministerios Femeninos

Previous post

Cultivate - Young Adult Cohort 2

Next post

FIRST: Meditation