¡Buenas Noticias!

Los hijos del trueno

Reading, Pensilvania

En el Ejército de Salvación, todos tenemos una relación cercana y cotidiana con los jóvenes. Es una de las iglesias que más acercamiento tiene a la juventud. Hace poco se efectuaron unos trabajos en el altar del Cuerpo de Reading y se tuvo que trasladar el servicio dominical al gimnasio del Cuerpo por dos semanas. Los jóvenes estuvieron prestos a encargarse de esos servicios para ayudar a los Mayores DeVault. Leyeron la Biblia, recolectaron los diezmos y las ofrendas, entonaron las canciones congregacionales, y estuvieron con los niños instruyéndolos con historias bíblicas para transmitirles la Palabra de Dios.

Jesús le pone al apóstol Juan el apodo de “Hijo del trueno”, para mostrar el temperamento vivo e impulsivo del joven, que solo tenía entre dieciocho a veinte años de edad. Pero Jesús sabía perfectamente lo que valía; era el discípulo a quien amaba y el más joven. Era un tipo varonil a quien Jesús confió de por vida a su propia madre como herencia y eso lo hizo en el Calvario, en plena agonía. También fue el único discípulo que estuvo al pie de la cruz en la crucifixión. Vio la muerte de Jesús con sus propios ojos; lo había tocado y abrazado con sus manos; lo contempló en su vida terrenal, cuando resucitó y  presenció su ascensión a los cielos.

Los jóvenes son el futuro del Ejército de Salvación y lo han demostrado al hacerse responsables de los servicios dominicales, con toda buena voluntad y seriedad. Varios de ellos son estudiantes universitarios pero que siguen fieles a Cristo. El apóstol Juan es un ejemplo a imitar, sirviendo al Señor sin condiciones y con mucho amor. La congregación de Reading se siente feliz y agradecida con los jóvenes a quienes ya se les delega confianza, demostrando su don de servicio al Señor y su fidelidad. ¡Que Dios los bendiga!

por Raúl Gómez

Previous post

Buenas noticias desde el Templo de Buffalo

Next post

Festejamos con nuestros veteranos