¡Buenas Noticias!

Los dones espirituales

Morristown, New Jersey

Los días 25 y 26 de octubre, el Cuerpo de Morristown llevó a cabo un seminario acerca de los dones del Espíritu Santo. Los Mayores Joaquín y Kathleen Calvo fueron las personas que expusieron el tema que muchas veces se confunde con el talento que la persona tiene para realizar ciertas tareas.

Los Mayores Joaquín y Kathleen Calvo (izquierda) presentan un seminario acerca de los dones del Espíritu Santo. Los Mayores Walter y Marta Droz son los Oficiales Directivos.

Los Mayores Joaquín y Kathleen Calvo (izquierda) presentan un seminario acerca de los dones del Espíritu Santo. Los Mayores Walter y Marta Droz son los Oficiales Directivos.

Luego de una introducción por el Mayor Walter Droz, comenzó el seminario que se dividió entre las personas de habla inglesa e hispana. La Mayora Calvo condujo el seminario en inglés con una participación de jóvenes interesados en el tema, junto con los adultos. Los participantes tuvieron abundante material para el estudio basado sobre lo que la Palabra de Dios dice al respecto.

La primera pregunta fue: “¿Quién provee los dones?” Claro que la respuesta fue que sólo el Espíritu Santo lo hace. Otras preguntas que se le presentaron al grupo fueron: ¿Dónde puedo utilizar el don que Dios me ha dado? ¿Por qué no tenemos todos los dones? ¿Cuál es el propósito de los dones espirituales?

“Y Dios mismo constituyó a unos apóstoles, otros profetas; a otros evangelistas; a otros pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del hijo de Dios” (Efesios 4:11–13).

No es posible describir todos los dones porque tomaría toda esta edición de ¡Buenas Noticias!, pero veamos algunos de ellos: palabra de sabiduría, palabra de conocimiento, don de sanidad, de hacer milagros, profecía, discernimiento de espíritus, diversos géneros de lenguas, interpretación de ellas, apóstol, maestro, don de ayuda, de administración, evangelistas y pastores.

El domingo por la mañana la reunión fue conjunta y se tradujo el vibrante y claro mensaje que nos trajo la Mayora Calvo, basándose como referencia en la parábola de las monedas de oro (Mateo 25:14–30).

La pregunta final fue: “¿Cómo usaré el don del Espíritu Santo que Dios me dio?” Usted podrá hacer uso de algún don que Dios le haya concedido así como del talento que le fue dado, como tocar un instrumento, visitar los enfermos, etc.

El altar se llenó de almas dispuestas a buscar dentro de sí mismos cuál de los dones tienen sin siquiera darse cuenta de manera que puedan usarlo para beneficio y crecimiento personal. ¡Ore al respecto y Dios se lo revelará!

por Mayora Cladis Ferri

Previous post

Celebrando nuestro primer aniversario

Next post

Atrás queda lo viejo , bienvenido sea lo nuevo