SAconnects en Español

“Levantamos estos muros”

Un nuevo centro se erige en East Harlem

En tu nombre,
colocamos esta piedra.
Por tu gran verdad,
levantamos estos muros.
Ayúdanos a dar a conocer
tu gloria.
Y a honrar
tu grandioso Nombre.

—Canción Congregacional

La letra de esta canción estaba entre los elementos históricos que quedaron grabados en la piedra angular del Centro Comunitario del Citadel de Manhattan desde el año 1978. El entonces masivo proyecto ubicado en la Calle 125 con la 3ra Avenida reubicó a la familia del Cuerpo desde el lugar donde había tenido sus humildes comienzos en el número 157 de la Calle 125, su hogar durante 66 años

Captain Antonio Rosamilia, corps officer, removes documents from the cornerstone.

Captain Antonio Rosamilia, corps officer, removes documents from the cornerstone.

Liderado por la Brigadiera Mary Nisiewicz, el nuevo edificio de ladrillo y piedra caliza de dos pisos contaba con un gimnasio que también servía como auditorio para programas deportivos de la comunidad y para celebrar reuniones. Tenía una cocina de última generación, una capilla, una guardería infantil diurna, servicios ampliados para orientación de personas con adicciones, programas de tutorías para personas de la tercera edad y residentes vecinales, además de actividades enfocadas en la formación del carácter.

El Cuerpo también tenía un ministerio activo que incluía visitas habituales al Hospital de Harlem, visitaciones a hogares, reuniones de madres, campamentos de verano para niños, programas de campamentos diurnos, unidades de Boy Scouts y de Niños Scouts; unidades de Niñas Guardias y Rayitos de Sol, así como una variedad de programas enfocados en la iglesia y en la enseñanza religiosa.

Uno de los momentos más impactantes del ministerio del Citadel de Manhattan sucedió el 12 de marzo de 2014, cuando una explosión debida a una fuga de gas causó el derrumbe de dos edificios del vecindario. Se perdieron ocho vidas y 250 residentes, que ocupaban entre 85 y 90 apartamentos, quedaron sin hogar. Liderado por los Capitanes Antonio y Jennifer Rosamilia, oficiales directivos, el Citadel de Manhattan se transformó en un “centro de servicios para residentes y albergue de emergencia” oficial. Durante tres días, las familias damnificadas pudieron ser alimentadas, albergadas y consoladas.

El pedido vino directamente de la Oficina de Gestión de Emergencias (OEM, por sus siglas en inglés) de la ciudad de Nueva York, en asociación con la Cruz Roja de Estados Unidos así como con otras agencias y organizaciones sin fines de lucro de la ciudad, como son las Organizaciones de Voluntarios Activos en Situaciones de Desastres de la Ciudad de Nueva York (VOAD, por sus siglas en inglés).

Más que un centro comunitario

Hoy se está construyendo otro Citadel en Manhattan. Este tendrá once pisos de viviendas de bajo costo para personas de la tercera edad y facilidades comunitarias en el lugar mismo donde está emplazado el edificio, el cual ocupa una cuadra completa.

Las personas de la tercera edad necesitan más ayuda de la que la gente suele imaginar. Son muchísimos los que quedan completamente abandonados en los años de su ancianidad. Y en la medida que Harlem se encuentra en un proceso de transición, sus residentes de la tercera edad corren el peligro adicional de caer entre las grietas del proceso de encarecimiento inmobiliario conforme el costo de la vida continúa su imparable y meteórica tendencia al alza. Con complejos de viviendas como este que ofrece el Ejército de Salvación, sus residentes podrán contar ahora con un futuro más brillante.

El nuevo edificio se extenderá desde las Calles 125 a la 126; contará con 233 apartamentos nuevos y se elevará sobre un centro de recreación y una capilla. Los apartamentos estarán divididos a lo largo de un espacio de 139,833 pies cuadrados, en unidades que medirán 560 pies cuadrados.

En el sótano habrá una cancha de básquetbol y una lavandería. En el primer piso estará la capilla. El segundo piso tendrá una cafetería, oficinas y los salones de clases. El tercer piso ofrecerá espacios para hacer ejercicio, un café, oficinas, una biblioteca y salones de reuniones.

Diseñado por la oficina Peter Poon Architects, los apartamentos se ubicarán a partir del cuarto piso del edificio, con 30 unidades por piso hasta el piso 8 inclusive, y 17 y 18 unidades respectivamente en los pisos 9 y 10. El último piso tendrá otro salón de comidas y espacios para almacenamiento.

En la actualidad, el Citadel de Manhattan alquila un espacio en un edificio del vecindario hasta que el nuevo recinto se termine de construir. El Cuerpo ha sido y seguirá siendo un lugar de refugio y ayuda para personas necesitadas.

por Warren L. Maye

Previous post

‘These walls we rear’

Next post

We Remember