SAconnects en Español

La Santidad de la Vida

MunnRichardEl instinto de proteger la vida humana  es un valor universalmente establecido. Sin embargo, desde el inicio de los tiempos, el aborto, la eutanasia y el suicidio asistido también han sido parte de la historia.

En la actualidad, tales prácticas se presentan cada vez más mediante modificaciones legislativas y se implementan con sofisticación médica.

El Ejército de Salvación, con otras denominaciones cristianas a nivel mundial, afirma con determinación la santidad de la vida y sostiene que todas las personas son hechas a imagen de Dios, de manera que poseen una dignidad innata.

ALIENTO DE VIDA  La Escritura afirma que Dios formó al ser humano “y sopló en su nariz aliento de vida”. Hoy, Dios sigue dándonos ese primer aliento de vida y seguimos dependiendo de que nos dé cada aliento que respiramos, como dice Walter Brueggemann.

VIDA ABUNDANTE  En Cristo se encarna y se proclama el evangelio de la vida. De modo que creemos que la vida es sagrada debido a que Dios se hizo hombre en Cristo y creemos que esa vida es la esencia del mensaje evangélico para todo el mundo. Por tanto, hemos de cuidar y curar a los demás siempre que nos sea posible; y nunca hacerles daño ni inducirles a la muerte.

VIDA ETERNA  No hay nada más grande que indique la santidad de la vida humana que la promesa de la vida eterna a través de Jesucristo. Los seres humanos somos únicos en ese sentido. Esta “alentadora confianza” nos permite luchar contra la muerte y hacer la paz cuando nuestra hora de entrar al cielo se acerque.

Tal como concluye triunfante el Credo Niceno: “Esperamos la resurrección de los muertos y la vida del mundo por venir”.

por Coronel Richard Munn

Previous post

Book Review - Sabbath by Wayne Muller

Next post

Transiciones