SAconnects en Español

La música puede cambiar la vida de un niño

Sea que el niño adquiera el gusto por la música en una orquesta, en un coro o en clases privadas de piano, los resultados pueden cambiarle la vida.

Music_smEl aprendizaje musical también le enseña al niño a ser disciplinado y a sentir aprecio por las artes. Se ha demostrado que ello mejora sustancialmente su desempeño en ciertas áreas de la formación escolar como las matemáticas y las ciencias.

Sin embargo, debido a los infaustos recortes presupuestarios en las escuelas a lo largo y ancho de Pensilvania, se les podría negar a muchos niños la oportunidad de seguir una educación musical. Es por ello que organizaciones como el Ejército de Salvación del Gran Filadelfia están decididas a mantener viva la educación musical a través de programas y asociaciones que beneficien a los niños.

Brielle Jordan es uno de esos niños. Cuando tenía 3 años de edad, Brielle empezó su formación musical en el programa de cuidados diurno del Centro Comunitario del Cuerpo “Citadel” de Filadelfia. Y cuando alcanzó el segundo grado de primaria, se integró al programa que se realiza después del horario escolar.

Entre una miríada de actividades, el programa al que Brielle acude después del horario escolar les dio a ella y a otros estudiantes la oportunidad, varios días a la semana, de aprender a tocar música. Ya por esas fechas, ella se enamoró de la música y al fin empezaría a participar en los programas musicales en el Cuerpo.

“Cuando Brielle era niña, había algo en el Ejército de Salvación que a mí me hacía sentir cómoda y confiada”, afirma Ella Jordan, la madre de Brielle. “Ella empezó a participar en el programa musical del Cuerpo y de inmediato se enamoró de él”.

Brielle comenzó tocando violín en la banda juvenil, luego tocaría la trompa alto, para más tarde ejecutar el clarinete. Mientras cursaba el programa, aprendió a leer música y a tocar varios instrumentos, una experiencia que la puso delante de sus compañeros en sus clases de música de la escuela.

“He disfrutado muchísimo el poder tocar con el Ejército de Salvación”, dice Brielle. “Me ha dado la oportunidad de tocar en nuevos lugares y conocer personas de diferentes partes de los Estados Unidos y del mundo”.

Su educación musical en el Ejército la impulsó a hacer de la música una parte importante de su vida. Con 18 años de edad, hoy forma parte de la banda adulta del Cuerpo y toca en la orquesta de su escuela.

Brielle también toca en las reuniones de santidad que se celebran todas las semanas y enseña música a niños más pequeños en el programa que se desarrolla después del horario escolar. Ella espera poder inspirarlos de la misma manera que ella se sintió inspirada. Brielle está considerando actualmente continuar su educación musical en la universidad.

“Son muchos los niños que no tienen la oportunidad de hacer cosas diferentes”, dijo Ella. “Y la oportunidad de tocar música les enseña disciplina y a descubrir sus propios talentos. Me siento muy agradecida del Ejército de Salvación. Sus programas están enfocados en beneficiar a la comunidad y a los niños”.

Es de esperar que a través de un compromiso con la educación musical, el Ejército pueda continuar inspirando a niños como Brielle a mejorar sus vidas a través de la música. Como dijo Shakespeare una vez: “Si la música es el alimento del amor, sigue tocando”.

—Jeremy Keys es parte de
Tierney Public Relations en Filadelfia

 

Previous post

25 Days of Christmas

Next post

A New Perspective on Giving