SAconnects en Español

La familia Bunn

Bunnfamily_post

La música y las Escrituras

Como muchas personas que entran al Centro Comunitario Ray & Joan Kroc del Ejército de Salvación en Filadelfia, Pensilvania, Tracy Bunn llegó buscando un gimnasio más que una iglesia. Ese día, el Mayor Dennis Young, oficial directivo, la invitó a ella y a todos los que se encontraban haciendo una visita al centro a asistir al servicio de adoración que se iba a celebrar a esa hora.

Bunnfamily_1“Cuando conocí al pastor Dennis, me sugirió que la próxima vez trajera a mis hijos, y me dio una lista de programas en los que ellos podían participar”, cuenta Bunn.

Tracy y su marido Keith son padres de Tyler Jackson (TJ) de 15 años, y de los trillizos Kameryn, Keith y Kaleb de 13 años. Cuando llegaron al Centro Kroc, deseaban conocer el programa de música, aunque eso de tocar un instrumento musical fuera algo completamente nuevo para ellos.

“En nuestra antigua iglesia, no había mucho acercamiento a los niños ni a los jóvenes de la comunidad”, recuerda Tracy. “La mayoría de los integrantes de la congregación llevaba ahí más de 30 años. Había pocos niños. Para ellos, ir a la iglesia significaba llegar, sentarse y quedarse quietos”.

“Sin embargo, el Ejército de Salvación tenía programas para niños los días domingo y para sus grupos específicos de edad”, dice Keith padre. “Me acuerdo que cuando niño iba a la iglesia con mi madre, siempre me encontraba rodeado de personas adultas. Nunca me sentí motivado a participar tanto como me habría sentido de haber tenido la oportunidad de adorar junto a otros chicos de mi edad”.

Músicos en la familia

En la actualidad, los Bunn y sus hijos son bien conocidos en el centro.

“Supongo que es una novedad ver en el escenario a un grupo de músicos que se parecen unos a otros, tienen la misma edad y miden lo mismo”, comentó Tracy.

Si bien su padre los educa en casa, la educación musical de los niños, algo que Tracy y Keith estaban buscando para ellos, la han recibido en el Ejército de Salvación. Keith y su hermana Kameryn tocan la corneta, mientras que Kaleb ejecuta la percusión. El hermano mayor, TJ, toca la corneta. Todos empezaron en la Banda Juvenil, ahora cantan en el coro y son miembros de la más avanzada Banda “Senior” o de adultos jóvenes, a pesar de que incluye a estos trillizos que son algo menores de edad.

Bunnfamily_2El Capitán Kevin Zanders, administrador asociado del centro, observa que los jóvenes Bunn conforman más de la mitad de la banda.

“Técnicamente, la banda ‘Senior’ es para niños mayores que estos trillizos”, explica Zanders. “Ya es mucho pedirles a niños de su edad que actúen como adultos jóvenes. Pero han mostrado gran madurez y han hecho un gran trabajo preparándose para cada presentación dominical”.

Zanders también llama la atención sobre el impacto que los hermanos Bunn han ejercido en sus maestros de música, como en el caso de Ronda Atwater, que inició el programa titulado “Joyful Noise” (Ruido alegre) en el Centro Kroc. Ronda ha estado aquí desde el primer día que los Bunn empezaron a asistir a clases. Para el año 2016, la Banda Juvenil ya estaba participando en Star Search (Búsqueda de Estrellas).

“Se le llenaron los ojos de lágrimas viendo cómo se preparaban. Ronda fue quien les puso por primera vez esos instrumentos musicales en las manos en el programa de música Joyful Noise, y ahora estaban representándonos en Star Search”, cuenta Zanders.

La escritura en el hogar

Tracy les da el crédito a las personas que ha conocido a través del Ejército por haberles enseñado a tocar música a sus hijos. Estos han disfrutado de un rico ambiente de compañerismo, mentoría e interacción con sus maestros y con los otros jóvenes del centro.

“El Ejército de Salvación ha  sido más que una mera actividad dominical para nosotros”, reflexiona Tracy. “Todo, desde mi propio grupo de mujeres hasta los maestros de música y el personal del Centro Kroc, han conformado aquí una comunidad. Tenemos la oportunidad de estar rodeados de personas que aman al Señor tanto como nosotros”.

Bunnfamily_3Tracy considera el conocimiento que sus hijos han adquirido de las Escrituras como prueba de que el Ejército de Salvación ha despertado algo en su familia.

“No pueden esperar a ir al Centro Kroc cada domingo. Y cuando regresamos a casa, nunca he tenido que recordarles que deben leer la Biblia. Lo hacen por sí solos. Pueden citar pasajes y versículos de las Escrituras. Eso nos ha unido aun más como familia”, observa Tracy.

“Es algo que siempre esperé ver en mi hogar: animadas discusiones sobre la Palabra de Dios”.

“No termina de asombrarme lo mucho que a los niños les gusta ir al Centro Kroc”, dice Keith padre. “Cuatro días de la semana los puedes ver a todos ahí. Jamás habría imaginado posible pasar tanto tiempo en una iglesia cuando era niño, pero también es cierto que nunca antes vi que se realizaran tantas actividades extracurriculares dentro de una iglesia. Nos sentimos afortunados y bendecidos de formar parte del Ejército de Salvación”.

Más que música

Aunque siguen cumpliendo funciones importantes como músicos en su Cuerpo, los cuatro hijos Bunn han empezado a interesarse más que en hacer presentaciones musicales.

A Kameryn y a Keith les gustaría ser maestros de música y de Escuela Dominical. Tracy enseñó Escuela Dominical durante tres años en el Centro Kroc.

Bunnfamily_4Kaleb ha estado al tanto del programa de ayuda a la comunidad y de los bancos de comida que ofrece el Ejército. “Es maravilloso tocar música”, dice. “Pero también me gusta saber que, una vez terminada una presentación musical, puedo dar de mi tiempo para ayudar a otras personas en Su nombre”.

Como el mayor de sus hermanos, TJ ya se ha forjado un camino sirviendo al Señor, inspirado por el ejemplo del Mayor Dennis Young. Hace dos años, Young eligió a Tyler para que pronunciara el sermón dominical. TJ practicó durante semanas, estudió repetidas veces los versículos, las notas y las Escrituras con su madre. Luego de pronunciar el sermón, la congregación se puso de pie y le rindió una gran ovación. El Mayor Young, a raíz de esa ocasión, lo apodó “El predicador”.

TJ fue uno de los 25 Soldados Adultos que fueron enrolados por el Comisionado William A. Bamford, comandante territorial, este diciembre pasado. Poco tiempo después, TJ les contó a sus padres que le gustaría llegar a ser oficial algún día.

“El pastor Dennis me mostró que puedes ser divertido, sensato y, aun así, predicar la Palabra de Dios”, cuenta Tyler. “Estoy pensando convertirme en pastor algún día”.

por Hugo Bravo

Previous post

Orange Sunday School Coming Soon!

Next post

The Bunn Family