SLD Blog

Hechos de Semana Santa – Miércoles

The Taking of Christ
by Michelangelo Caravaggio
Italy

MATEO 26:14-16 (NVI)

Uno de los doce, el que se llamaba Judas Iscariote, fue a ver a los jefes de los sacerdotes. ¿Cuánto me dan, y yo les entrego a Jesús? les propuso. Decidieron pagarle treinta monedas de plata. Y desde entonces Judas buscaba una oportunidad para entregarlo.

 ¿CÓMO LLEGUÉ AQUÍ?

El miércoles de la Semana Santa también se conoce como “Miércoles silencioso”. Después de unos días de trabajo ministerial continuo, Jesús y los discípulos regresan a Betania para un tiempo de descanso muy necesario. Este título es engañoso porque había mucha actividad “tras escenario”. Los principales sacerdotes tenían que conocer el lugar donde estaba Jesús para detenerlo y comenzar el proceso de acusarlo falsamente de actos punibles con muerte. El sueño de Judas, en el que Jesús vence el dominio romano como él lo imaginó, se desvaneció. No podía entender el evangelio atrasado de Cristo acerca de los mansos que heredaban la tierra. Por lo tanto, con total frustración, sintió que su única alternativa era detener la popularidad de Jesús por cualquier medio.

Judas se convirtió en espía en el campamento del Salvador. ¿Cómo podría ser eso? Pasó tres años como compañero y testigo directo de la compasión, la gracia, la misericordia y el poder de Jesús. ¿Es posible que Judas haya permitido que su plan preconcebido de lo que el reino de Dios debía ser reemplazara la misión de Dios? Él se alejó mucho de los propósitos de la gracia de Cristo. Cuando algo tiene primacía sobre la misión del Señor, el pecado tiene la oportunidad de infiltrarse. El punto de apoyo se convierte en una fortaleza.

¿Alguna vez ha pensado “cómo llegué aquí?” Usted comienza su día con la mejor de las intenciones para representar bien a Cristo. Pero se encuentra “vendiendo” ese deseo por una conversación cuestionable, por no ser fiel a lo que es para recibir la aprobación de otros o al permitir llenarse de celos, ira u orgullo. Cualquiera que sea la razón, su satisfacción es de corta duración. Sin duda, la decisión de Judas es una clara prueba de ello.

Le abrimos la puerta a la victoria en Cristo cuando miramos los patrones de pecado y nos preguntamos: “¿Cómo llegué aquí?”

REFLEXIÓN

¿Hay un área de su vida en la que siente que está fracasando en lo que se refiere a reflejar la imagen de Cristo? Siéntese en Su presencia con su hallazgo y permítale que Él le ayude a ir más allá.

ORACIÓN

Dios todopoderoso, gracias por todas las voces que me hablan con franqueza. Permíteme escuchar con más atención la voz de tu Espíritu Santo. Concédeme la capacidad de oír y obedecer rápidamente. Amén.

Previous post

Él me hace sonreír

Next post

Scenes from Holy Week - Wednesday