SAconnects en Español

“Gracias, Señor”

thankyoulord_ins1Siempre formé parte de una iglesia, pero cuando el Ejército de Salvación llegó a las vidas de mis hijos, llevé a Jonathan y a María al Cuerpo de San Juan, Puerto Rico, mientras yo seguí asistiendo a mi congregación.

Una vez que terminaba el servicio en mi iglesia, los iba a buscar al Cuerpo.

Cuando me enteré que el Programa de Música Fortissimo, ofrecido por el Cuerpo, enseñaría a tocar instrumentos de percusión a Jonathan, confié en que ese entrenamiento ayudara a mi hijo con su condición hiperactiva. Cuando vi cómo se entusiasmaba cada semana al ir a esas clases, me dije: Esto es para él.

La hermana menor de Jonathan, María, que lo acompañaba a clase, también sintió el deseo de aprender música, pero me resistí. Pensé: Sólo tiene cinco años de edad, es demasiado joven todavía. Pero la Mayora Linda López, en ese entonces oficiala directiva en San Juan, insistió en que María se quedara a participar en las clases.

“Ella tiene la capacidad de enfocarse y puede aprender música”, me explicó López. María tomó clases junto con su hermano. Hubo momentos en que quiso abandonarlas, porque las lecciones le resultaban demasiado difíciles o se sentía incómoda por ser la estudiante más pequeña del grupo. Sin embargo, la alenté a que continuara.

Maria and Jonathan, along with their mother Mercedes Leon (above), attend the San Juan Corps in Puerto Rico.

Maria and Jonathan, along with their mother Mercedes Leon (above), attend the San Juan Corps in Puerto Rico.

En la actualidad, ella es la primera en salir de casa camino a su clase. La música, que hasta hace poco sólo le importaba a su hermano, ahora les interesa a ambos.

Un día pasé a dejar a María y a Jonathan al Cuerpo, pero mientras los dejaba ahí, me pareció que algo no estaba bien. Necesitaba estar donde estuvieran mis hijos: en el Ejército de Salvación. Quería ver a Dios guiándolos. Quería ver lo que ellos hacían para mostrarle su agradecimiento al Señor. De modo que oré a Dios pidiéndole que me mostrara lo que debía hacer y hacia dónde debía encaminarme.

Hoy, todos asistimos al Cuerpo de San Juan.

Cuando compitieron en Star Search a comienzos de este año, mi hijo me preguntó: “Mamá, ¿qué vamos a hacer si no gano?” Yo le dije: “Nada. Tú viniste aquí a tocar tu instrumento y a usar tu talento para darle gracias al Señor. Con premio o sin él, eres ganador ante Sus ojos y ante los míos”.

Cuando anunciaron que mis dos hijos obtuvieron el primer lugar en sus categorías, dije un sencillo: “Amén”.

Es sobrecogedor reconocer las bendiciones que el Señor me ha prodigado. Me las ha hecho llegar de tantas maneras: a través del Ejército, de mis dos hermosos hijos y de sus talentos.

A Dios, le digo: “Gracias por las maravillas que has hecho por mis hijos y por mí”

— Mercedes León está cursando su entrenamiento para convertirse en soldado en el Cuerpo de San Juan, Puerto Rico.

 

Previous post

‘Thank you, Lord’

Next post

‘3 Persons in the Godhead’