SAconnects en Español

¡Felices 100 años!

Celebratingacentenarian

Tte. Coronel Thomas (Tommy) Gorman

“Tommy”, como lo llaman cariñosamente en su familia y en su círculo de amigos, ingresa al gimnasio en  el Cuerpo de Asbury Park, New Jersey, con una energía que le envidiaría cualquier “joven” de cincuenta años. Luce una sonrisa que le derrite el corazón a cada uno de los presentes en el salón. Acaba de cumplir 100 años de edad. Y sus cercanos y sus seres queridos van a celebrar ese momento culminante en su vida de la manera más memorable posible, como ciertamente se lo merece.

Los Mayores Barbara y Carl Carvill acompañan al Tte. Coronel Tommy Gorman durante su celebración.

Los Mayores Barbara y Carl Carvill acompañan al Tte. Coronel Tommy Gorman durante su celebración.

Mientras Tommy se acomoda en su silla con brazos, ubicada en medio del salón, los invitados se ponen de pie y le ofrecen un caluroso y animado aplauso. Tommy sonríe una vez más y se resigna al hecho de que, en ese momento mágico de su vida, él es el centro de la atención.

Thomas Gorman fue miembro de la sesión “El mundo para Dios” de cadetes del Ejército de Salvación (1935-1936). A lo largo de una carrera que se ha extendido por 43 años, sirvió en 20 nombramientos. También sirvió como miembro de la Banda del Estado Mayor de Nueva York (NYSB, por sus siglas en inglés), de la cual es el graduado de mayor antigüedad.

En septiembre de 1979, Gorman se retiró como Tte. Coronel en Asbury Park, New Jersey. Hoy, sigue asistiendo al Cuerpo sin falta, sigue yendo en su automóvil a los servicios de adoración y sigue cantando junto a los cantores todas las semanas.

En reconocimiento a la prolongada relación de Gorman con la Banda del Estado Mayor (NYSB), varios de los miembros actuales ofrecieron un tributo musical para la celebración de sus 100 años de edad. Presentaron un arreglo vocal pregrabado de la canción “¡Cumpleaños feliz!”

Cuando le pregunté qué significaba para él tener representantes de la Banda del Estado Mayor de Nueva York en esa fiesta, dijo: “La emoción me la está ganando, aunque no suele ser así. Pero la verdad es que me siento muy emocionado”.

Rodeado de sus seres queridos, otros oficiales retirados, oficiales directivos pasados y presentes, y amigos, Tommy fue presentado a todos los presentes con la lectura de una carta personal del General André Cox, líder internacional del Ejército de Salvación. Gorman escuchó con atención la lectura de esa carta en voz alta. Mientras lágrimas de alegría rodaban por sus mejillas, los aplausos y los vítores en honor a este salvacionista de cien años de edad llenaron el salón.

por Siran Farrar

Warren-Maye
Previous post

shattering assumptions

Celebratingacentenarian
Next post

Celebrating a centenarian!