SAconnects en Español

espera en Dios

EsperaenDios_smSi pudiese ofrecer un consejo en 3 palabras a los cristianos para el año 2016, sería este: Espera en Dios.

Como oficiales y salvacionistas, llevamos vidas ajetreadas, caóticas y a veces hasta disfuncionales. Esa dedicación a nuestro trabajo puede ser algo muy bueno; después de todo, las necesidades del mundo se van haciendo cada vez mayores. Debemos estar absolutamente consagrados a nuestras tareas y responsabilidades.

Pero es peligroso poner todo de nuestra parte en cuanto a cumplir nuestras funciones, de modo que eso nos aleje de la presencia de Dios o dejemos de abrir nuestros espíritus y corazones a Él. Puede resultar difícil desconectarnos de todo sólo para estar a solas con Dios. La verdad es que no nos damos ese lujo muy a menudo.

A veces me cuestiono si el hecho de no esperar en Dios, no escuchar su Palabra ni aprender de Él es señal de excesiva confianza en nosotros mismos. Pensamos que somos suficientemente listos para hacerlo todo por nosotros mismos. Al fin y al cabo, es cosa de ver los asombrosos dones que Dios le ha dado al Ejército de Salvación. Pero nos estrellaremos contra un muro de ladrillos si pensamos que el éxito del Ejército se debe sólo a nosotros.

Tras una visita rutinaria al médico a comienzos de este año, se me dijo que podría tener cáncer o tuberculosis. Los doctores me dijeron que a menos que me sometiera a una importante cirugía a la brevedad posible, tendría sólo 12 meses de vida. El hecho de que fuese General del Ejército de Salvación no cambiaba nada. La insignia, la ostentación en mi uniforme y en mis hombreras, no significaban nada. Yo no estaba ante Dios como oficial, sino como André Cox, como Él me hizo.

Todos sabemos que un día moriremos. Pero cuando alguien le pone un plazo a su vida, usted se da cuenta de todas las cosas que le gustaría experimentar. Se da cuenta de que quizás haya estado excesivamente dirigido por su itinerario o su rutina. Y, sobre todo, se percata de lo mucho que anhela sentir el amor y la presencia de Dios el tiempo que le resta.

Sé que a veces es difícil ver y sentir la mano y la presencia de Dios. Pero no dejemos que el exceso de ocupación haga que olvidemos vivir en su presencia. Así no nos enfocaremos en tratar de ser la mejor versión de nosotros mismos. Esa mejor versión sólo la podemos alcanzar mediante una estrecha relación con el Señor.

Jesús les dijo a sus discípulos: “Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí”. Si damos cumplimiento a estas palabras, nuestras vidas también darán fruto.

El Salmo 25:21 dice: “Sean mi protección la integridad y la rectitud, porque en ti he puesto mi esperanza”. Oro que, en sus ajetreadas vidas, sus días también alcancen su plenitud en la búsqueda, la escucha y la esperanza que han puesto en Dios.

por General André Cox

Previous post

a warrior for her generation

Next post

wait on God