Magazine

¡En vivo desde Soulfest!

Por primera vez, 20.000 seguidores de Jesús escucharon el mensaje de amor y redención del Ejército de Salvación desde la plataforma de Soulfest, el 18º festival de música cristiana que se acaba de celebrar en Gilford, New Hampshire.

LivefromSoulfest_1En 1998, el productor musical Dan Russell celebró el primer Soulfest con la intención de que fuera una experiencia acogedora que permitiera, en particular a los jóvenes cristianos, estar en presencia de Dios con la música que les gustaba. Con tres plataformas para diversas presentaciones de rock, rap, pop y danza cristianos, el festival de tres días de este año incluyó varias actividades para la familia, como pintura de rostros, zip lining [lanzarse en una cuerda] y escalar muros. Además, se celebraron otras actividades como la comunión, servicios con velas, estudios bíblicos y reuniones de oración. Los asistentes compraron literatura cristiana en una de las tiendas y disfrutaron exquisitas frituras en otra de ellas.

Oficiales y voluntarios de los Centros de Rehabilitación para Adultos (ARC) vinieron de lugares tan alejados como Ohio para apoyar la primera participación del Ejército en Soulfest. Los beneficiarios de los ARC hicieron de las festividades parte de su proceso de recuperación y redención. En una tienda a sólo metros del escenario principal, los miembros del Ejército saludaron a los visitantes y a sus familias, muchos de las cuales sólo sabían del Ejército por alguna tienda de economía y por las colectas de la olla roja en época de Navidad. Algunos visitantes pidieron información acerca del trabajo que se lleva a cabo en los ARC y tomaron un momento para orar con los oficiales.

“La música que necesitamos escuchar”

El Teniente Joe Swistak, administrador del ARC de Toledo, Ohio, organizó la presentación del Ejército en el Soulfest. Él cree que un evento como ese puede jugar un papel importante en la sanidad de alguien que lucha contra la dependencia de las drogas y del alcohol. “El hecho de estar aquí, rodeados de cristianos y del amor de Dios, les hace saber a nuestros beneficiarios que pueden disfrutar la vida a plenitud y conocer a nuevas personas”, comentó Swistak. “No tienen que preocuparse porque alguien sepa los detalles de sus vidas, o que los condenen por eso. Nadie los va a juzgar aquí”.

Swistak, que en su juventud luchó contra la adicción, agregó: “Me encantan ciertos géneros musicales, pero el mensaje que me comunicaban no era el correcto para mí ni abordaba lo que yo había vivido a lo largo de mi vida. Más tarde, me dieron a conocer música cristiana contemporánea y me gustó mucho la manera en que los diversos géneros y estilos me hablaban.

“Ahora, les doy a conocer música como esta a hombres y mujeres que están iniciando su proceso de recuperación. Les muestro que pueden gustarnos el ritmo y la melodía, a la vez que escuchamos las palabras, de modo que la esperanza y el mensaje positivo que captemos salga luego de nosotros”.

“La alegría de la recuperación”

Para los beneficiarios, Soulfest fue un regalo que trascendió la música. Llegó a ser uno de los muchos eventos en que se da testimonio de los pasos que llevan a la recuperación y a una relación más cercana con el Señor.

“Aquí en Soulfest, nuestros beneficiarios pueden despejarse la mente”, expresa Swistak. “Es importante para ellos saber que la recuperación no tiene nada que ver con que Dios, o nosotros, les vayamos a decir: ‘Puedes hacer esto’ o ‘Esto no es bueno para ti’. En el proceso de recuperación tiene que haber gozo y alegría. Ellos necesitan ver lo bien que se puede pasar sin las drogas y sin alcohol”.

Melissa, una de las beneficiarias del ARC en Saugus, Massachusetts, celebró al mismo tiempo su cumpleaños y su primer mes de sobriedad absoluta. Ella espera que el próximo año pueda traer a sus hijos al festival.

“En el ARC de Saugus, somos una gran familia, y esto es justamente lo que hacen las familias. Salen a divertirse, escuchan música, viven experiencias que siempre recordarán y disfrutan comidas deliciosas”, explicó.

El Mayor Thomas E. Taylor, administrador del ARC de Saugus, dice que el espíritu de Soulfest es ideal para las personas que asisten al programa del ARC.

“Suele ocurrir que cuando usas [drogas], no te acuerdas de lo que hiciste. O, por el hecho de sentirte avergonzado, lo bloqueas a la fuerza [de tu conciencia]. Pero cuando traes personas que están en proceso de recuperación a una actividad como Soulfest, ellos lo recuerdan y Dios toca sus corazones de una manera real”.

“Las personas que están en proceso de recuperación quieren ser aceptadas, perdonadas y sentirse amadas”, dice Taylor. “Soulfest es una buena ocasión para mostrarles que pueden recibir eso”.

El Capitán Leo Lloyd, administrador del ARC de Hartford, Connecticut, nota el orgullo que sienten los beneficiarios cuando comienzan a asistir al programa. “Ese mismo orgullo”, afirma, “lo sienten también aquí en Soulfest”.

“Hace un rato, varios de los beneficiarios pidieron camisetas del Ejército de Salvación”, dice Lloyd. “Las teníamos, pero pensé que quizás desearían pasar inadvertidos y simplemente disfrutar del festival. Sin embargo, me dijeron: “¡No! Queremos representar al Ejército. Queremos que todos vean lo felices que estamos y cómo fue que llegamos aquí”.

“Redimidos a través de la recuperación”

El viernes por la noche, ante miles de cristianos y de fanáticos de la música, el Ejército de Salvación tomó el escenario principal.

El artista de Hip–Hop Jet Troublefield, proveniente de Dallas, Texas, tocó su último sencillo: “Not Tonight” [Esta noche no], una pieza que escribió tras sentirse inspirado por la misión del ARC. Jet comentó antes de su presentación, en una entrevista con SAConnects, que “’Not Tonight” trata sobre el paso de la oscuridad a la vida, y sobre la transformación que viene con la recuperación y el hecho de encontrar tu identidad y tu propósito en Cristo.

“¡Soulfest es estupendo! Es, además, el encuentro más grande de cristianos que yo jamás haya visto. Estar aquí es una maravilla. Y es muy alentador también contar con el apoyo del Ejército de Salvación”.

Después de la presentación, Drew Forster, director de comunicaciones de la División de Massachusetts, habló desde el escenario principal acompañado de 30 beneficiarios de los ARC. Le preguntó a la multitud si llevaban puesta alguna prenda de ropa de una de las tiendas de economía del Ejército u otra de ese tipo. Muchas de las personas presentes gritaron que sí y aplaudieron.

“Cuando limpias tu clóset, puedes hallar ropa u objetos que para ti ya no tienen ningún valor. Pero cuando nos las donas, una prenda de ropa pasa a ser un vestido que otra persona desearía poder usar para una fiesta, o un sofá desechado puede ser ideal para amoblar el dormitorio de alguien que lo necesita.

“Así como esos productos desechados pueden ser redimidos”, continuó Forster, “también las personas que han sido rechazadas y olvidadas se pueden redimir gracias a la recuperación y el recordatorio de que son amadas y de que son hijos del Dios viviente.

“Esto ocurre a diario en el Ejército de Salvación. Nosotros ‘Reciclamos bienes’, ‘Rescatamos vidas’ y ‘Reflejamos a Jesús’. Esas personas se transforman en individuos de esperanza y de gran valor”, destacó Forster, señalando a los beneficiarios que estaban detrás de él, cada uno de los cuales llevaba puesta una camiseta en la que se apreciaba el escudo del Ejército de Salvación.

Forster dio a conocer a la audiencia del Soulfest las alarmantes estadísticas relacionadas con la adicción. Las muertes por consumo de drogas opiáceas se han duplicado en los últimos 15 años. Uno de cada cinco estadounidenses puede ser categorizado como alcohólico. Las drogas y el alcohol han golpeado las vidas de 65 millones de estadounidenses.

“Esa cifra ni siquiera detalla a las madres, padres, esposas, maridos e hijos cuyas vidas son destruidas por la adicción cada día”, puntualizó.

“Seas rico o pobre, hayas abandonado la escuela o recibido un doctorado, la adicción no discrimina. Pero, por dicha, tampoco lo hace el Ejército de Salvación”.

Forster concluyó animando a la multitud a buscar al Ejército de Salvación más cercano a su residencia, recordándoles que no importa dónde sea que vivan, siempre encontrarán un Cuerpo del Ejército cerca de ellos.

“Somos y siempre hemos sido un Ejército de voluntarios”, recalcó Forster.

“Apuntamos a las estrellas”

Swistak espera que, en el futuro, el Ejército tenga una presencia aun mayor en Soulfest, con muchas más tiendas en las que ofrezca sus servicios, como los de ayuda en casos de desastres, campamentos de verano, apadrinamiento de niños y los ministerios del Centro Kroc.

“Debemos hacer gala de lo que hacemos, no para nuestra gloria, sino para la gloria de Dios. Y ¿qué mejor lugar para dar a conocer el Ejército de Salvación a nuestros hermanos cristianos que Soulfest? Todo lo que hacemos puede ser mostrado aquí. Podríamos hallar a los futuros líderes de nuestra iglesia aquí mismo entre esta multitud.

“Yo tengo un dicho: ¿Por qué apuntar a la copa de un árbol cuando puedes apuntar a las estrellas? Si le pedimos a Dios que nos ayude, podríamos apuntar a las estrellas aquí en Soulfest. Nadie puede pedirle, darle o pensar demasiado en Dios. Le podemos pedir el mundo. Él es el único a quien le podemos pedir el mundo”.

La Tta. Coronela Kathleen J. Steele se emocionó al ver lo que Dios ha planeado para el Ejército de Salvación en futuros eventos de Soulfest. “Muchas personas con las que hablamos aquí quieren ayudarnos a través de donaciones, voluntariado y aportes en especie cuando se enteran de lo que hacemos”, cuenta Steele.

“El futuro de nuestra asociación con Soulfest está en las manos de Dios. Se trata ahora de Su visión. Él quería que estuviésemos presentes aquí, en esta ocasión”.

por Hugo Bravo

Previous post

The Art of God

Next post

Live from Soulfest