¡Buenas Noticias!

En ningún otro hay salvación

Mensaje de Pascua, 2014

Cox_GeneralAndreDurante la Pascua celebramos el evento más importante del calendario cristiano, al recordar la muerte y resurrección de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Este evento es significativo por ser un testimonio del hecho de que Jesús no se quedó en la tumba porque resucitó de la muerte, apuntando a la promesa de que un día nosotros también resucitaremos a la vida eterna. Es importante reconocer que residimos en cuerpos físicos mientras estamos sobre esta tierra, pero también somos  seres espirituales destinados a vivir eternamente. 

En muchos lugares del mundo, el desplazamiento audaz hacia el materialismo ha conducido a una exclusión malsana de los elementos clave requeridos para que los hombres y las mujeres conozcan una satisfacción profunda y duradera. El materialismo nunca puede satisfacer los deseos más profundos de nuestro corazón, en todo el mundo esta característica superficial de muchas sociedades simplemente es incapaz de ofrecer verdadera alegría y libertad. La vida es más que la acumulación de posesiones, hoy en día muchas personas quedan insatisfechas a pesar de poseer tanto.

Algunos buscan sinceramente el propósito y la razón de la vida, y también desean una certeza de que por cierto existe “algo” después de la muerte. Pero, con frecuencia, las personas buscan en los lugares equivocados, ¿cuántos consultan fácilmente los horóscopos con el infructuoso intento de entender las actuales incógnitas u obtener una forma de seguridad para un futuro que algunas veces es desalentador?

Hace poco me  sorprendió leer el comentario de Tim Leberecht: “Vivimos tiempos de mucha incertidumbre.

El pesimismo de la crisis económica, el deterioro de los mercados de masas, la accesibilidad del estilo de vida digital, y la fragmentación de las instituciones sociales tradicionales no solo provoca ansiedad sino también inspira a buscar la simplicidad y los sistemas sin valor económico. La riqueza y la posición impulsadas por el consumo están siendo reemplazadas por la identidad, pertenencia y el gran deseo de contribuir a —o a experimentar— algo “significativo” en vez de adquirir más cosas”.

Desde luego que la Biblia trata de las necesidades más fundamentales y las preguntas de la humanidad. Nos habla acerca de los propósitos para nuestra vida. Nos habla acerca de nuestro destino. Nos habla acerca de la certeza de nuestro futuro eterno. Es solo al leer la Biblia cuidadosamente, al estudiarla diligentemente, al meditar en oración en ella, que empezamos a apreciar la verdadera plenitud de la vida que puede ser nuestra si solo extendemos la mano para agarrarla.

En el libro de Hechos hallamos el relato de dos de los apóstoles, Pedro y Juan, siendo llevados ante el Sanedrín después de haber sanado a un hombre inválido. Pedro, inspirado por el Espíritu Santo hizo una declaración audaz: “Hoy se nos procesa por haber favorecido a un inválido, ¡y se nos pregunta cómo fue sanado! Sepan, pues, todos ustedes y todo el pueblo de Israel que este hombre está aquí delante de ustedes, sano gracias al nombre de Jesucristo de Nazaret, crucificado por ustedes pero resucitado por Dios. Jesucristo es “la piedra que desecharon ustedes los constructores, y que ha llegado a ser la piedra angular”. De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos” (Hechos 4:9–12, NVI).

En esta vida no existe nada más importante para nosotros que descubrir la verdad que en efecto “en ningún otro hay salvación”.

El mensaje cristiano es único, porque no es meramente un conjunto de doctrinas y creencias. No es solo religión. Más bien se trata del hombre que vive, Jesucristo. Celebramos a un Señor y Salvador resucitado. Solamente en Él hallamos paz, gozo y la certeza de la vida eterna.

¡Que esta sea tu experiencia diaria y personal!

 por General André Cox

Uninviernofuerte
Previous post

Un invierno fuerte

The Salvation Army USA East
Next post

Strikepoint Schedule