SAconnects en Español

En busca de la felicidad

Como seres humanos, ¿qué es lo que más deseamos y más buscamos?

Quizás ya sepas la respuesta… Sí, se trata de la felicidad, la verdad es que todos en un momento u otro la buscamos, la añoramos y hasta soñamos con ella a veces.

Muchas veces creemos que la felicidad se encuentra en tener muchas cosas o en poseer los últimos juguetes que recién han salido al mercado, las mejores y más rápidas computadoras o los mejores celulares; quizás has pensado que la felicidad es tener fama o estabilidad financiera. Quizás la busques en el sexo, las drogas, los negocios, el dinero, creyendo que todo eso traerá felicidad a tu vida.

Veamos lo que dice el Evangelio de Mateo 5:1-12.

Mientras Jesús caminaba y hablaba con la gente, vio una gran multitud que lo seguía, por tanto subió al monte y se sentó. Jesús tuvo compasión con esa multitud de personas de todas las edades. Él se dio cuenta de lo que la gente buscaba, ellos buscaban “felicidad” para sus vidas.

Parece que el mensaje que habían escuchado de Jesús creó una sed en ellos. Querían alcanzar la felicidad que Jesús les ofrecía a todo costo, a tal punto que lo seguían hasta por el desierto.

Al ver Jesús esa muchedumbre, su corazón fue conmovido y empezó a enseñarles esa bella lección acerca de las bienaventuranzas o, mejor dicho, la de los “afortunados y felices” porque van en el camino correcto hacia la felicidad; no como el mundo la ofrece sino como Dios la da. Esa felicidad no es pasajera. Esa felicidad que Jesús les ofrece es una que dura toda la vida, es la felicidad que nos llevará de camino al cielo.

De acuerdo a las enseñanzas que Jesús impartió, todos podemos encontrar la felicidad en medio de la pobreza, en medio del dolor y aun en medio del perdón.

El perdón es una gran medicina; pero si el corazón está sucio, amargado y lleno de rencor, no podrás recibir la felicidad que buscas; cualquiera sea la posición que tengas.

La felicidad que buscas solo puedes hallarla en Cristo Jesús. Así como la multitud que fue a los pies de Jesús para escuchar su palabra tú también podrás recibir la palabra de Dios en tu corazón; de forma que todo rencor y pecado salga de ti y seas limpio para recibir el gozo y la felicidad que todo ser humano anhela.

escrito por: Mayor Federico Larrinaga

La felicidad que el ser humano busca solo la podrá encontrar en el amor. “El amor a Dios y al prójimo”. Jesús enseñó lo siguiente a esa gran multitud:

  1. Bienaventurados los pobres, porque de ellos es el reino de Dios.
  2. Bienaventurados los mansos porque ellos poseerán la tierra.
  3. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
  4. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
  5. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
  6. Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios.
  7. Bienaventurados los pacíficos porque ellos serán llamados hijos de Dios.
  8. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
  9. Bienaventurados seréis cuando por causa mía, os insulten y digan toda clase de calumnias contra ustedes, alégrense y regocíjense, porque su recompensa será grande en los cielos.
Previous post

El Jardín de la Resurrección

Next post

Testimonio personal