SAconnects en Español

El teatro funciona en Akron

Noah Wright no podía contenerse tras el escenario después de actuar en la obra “Los aristogatos”, de Disney, en el Templo Central de Akron, Ohio.

El chico de 6 años de edad, que representó el papel de Thomas O’Malley, saltaba y buscaba a la directora artística Sarah Bailey, que es parte integral de una asociación muy particular entre el Ejército de Salvación y el Teatro Rubber City en Akron.

“¡Señorita Sarah, lo único que quiero es gritar de alegría!”, decía Noah. “¿Vamos a sentirnos siempre así? ¿Vamos a hacer esto de nuevo?”

Bailey dice que la reacción de Noah es típica. La conexión entre el Ejército de Salvación y el Teatro Rubber City ha estado cambiando las vidas de jovencitos pobres y en situación de riesgo que crecen en medio de la crisis de heroína que impera en la ciudad de Akron.

“Tú bajas ese telón y los chicos se emocionan mucho”, dice Bailey. “Rebosan de alegría. Ese gozo y ese orgullo valen cada centavo que cualquiera pueda aportar. Ellos dirán: ‘¡Señorita Sarah, lo hicimos! Nos sentimos muy orgullosos’. Es por eso que el teatro funciona”.

Grandes sueños

Los Mayores Kevin y Linda Jackson, oficiales directivos en Akron, han visto cómo funciona el teatro.

Cuando los Jackson llegaron el año pasado, el Mayor Kevin escribió “Black Box Theater” (es decir, “Teatro experimental”) en una hoja de cartulina para dejar asentado uno de sus sueños. Los Jackson, cuyo nombramiento anterior había sido en Los Ángeles, habían intentado desarrollar un programa de teatro en el pasado, pero sin éxito.

“Siempre supimos que queríamos hacer algo más con el teatro y las representaciones dramáticas”, cuenta. “La tradición teatral aquí en el Territorio Este es, de hecho, un poco más robusta que en la costa oeste”.

Las cosas empezaron a cobrar forma en mayo, cuando los Jackson vieron a Dane C. T. Leasure, director artístico del Teatro Rubber City, en una representación de la obra “Julio César”. Actor oriundo del noreste de Ohio, Leasure es también educador y tiene una maestría en Bellas Artes y una en Letras en Shakespeare y Representación Teatral, además de una licenciatura en Artes y Humanidades.

Suman fuerzas

El espectáculo se realizó en un espacio que había sido una iglesia. Los Jackson quedaron impresionados con la obra, pero no con el escenario ni con la acústica. Lo que querían era Rubber City —cuyo nombre es en reconocimiento a la histórica industria de neumáticos de la ciudad (“rubber” significa goma o caucho, el material del que se hacen los neumáticos)— para además empezar ahí a impartir clases de teatro.

“Una cosa llevó a otra y formamos esta asociación”, explica el Mayor Kevin. “Nos acoplamos muy bien. Se puede decir que de muchas maneras vemos el mundo a través del mismo lente. Se hizo evidente que esto iba a ser algo muy bueno para nuestra comunidad. Hasta ahora, lo ha sido”.

Bailey, que había trabajado en teatro juvenil durante 13 años y era directora artística asistente en Rubber City, conoció al Mayor Kevin.

“No pude contener las lágrimas”, recuerda ella. “Le dije: ‘Cuenten conmigo. Aquí tienen mi tarjeta. Quiero formar parte de esto’”.

Se toman el escenario

Durante el verano, Bailey lideró las clases de educación teatral. El resultado fue que 22 niños del programa de verano del Ejército de Salvación actuaron en “The Lion King Jr.” (El rey león, niños), que Bailey dirigió.

El espectáculo, que colmó la sala las tres noches, fue una oportunidad para que Cerenity Williams, de 6 años de edad, demostrara su habilidad para la danza.

“Me gustó ver a todos ahí presentes viendo cómo les mostrábamos nuestros talentos”, dice. “Fue muy emocionante”.

El programa se extendió a lo largo del año escolar y pasó a convertirse en la Factoría de Artes y Ciencia de Billy Booth (“Billy Booth’s Arts and Science Factory”, en inglés), una academia que se realiza después del horario escolar y que lleva el nombre de William Booth, Fundador del Ejército de Salvación. La academia es para niños desde kindergarten hasta los 12 años de edad, y también hay un programa para adolescentes de entre 13 y 18 años.

Los voluntarios pasan a buscar a los niños y los llevan al Cuerpo, donde se les sirve una merienda, se les ofrece ayuda con las tareas y actividades recreativas. Tras lo cual empiezan una variedad de clases, que incluyen drama, piano, bronces, guitarra clásica, teoría musical, baile de tap, escritura creativa, redacción de obras de teatro, cerámica, lectura mejorada y cocina.

Grandes cambios

Hay un componente de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés), así como una sofisticada operación de horticultura bajo techo.

“Es algo realmente asombroso”, dice el Mayor Kevin. “Está cambiando las vidas de estos jóvenes de una manera dramática¨, como jamás había visto en todos los años que llevo en el Ejército de Salvación.

“Nuestro plan en el Templo Central de Akron es acompañar en su desarrollo a los niños desde los 18 meses de edad hasta que cumplan los 18 años, edad en que hacen la transición a la Universidad de Akron como estudiantes de primer año”.

El Mayor Kevin dice que 240 niños ya están participando en la Factoría de Billy Booth y vienen tanto del Cuerpo como del sistema de escuelas públicas de Akron, que ha formado una asociación con el Ejército de Salvación. Algunas de las clases se imparten en las escuelas todos los días.

En asociación con las escuelas

“Nuestra meta es llegar a tener 400 niños en el programa para el próximo verano”, dice el Mayor Kevin. “Dentro de dos años más, la meta  es tener 2.500 niños.

“Ese es el objetivo hacia el que nos encaminamos. Las escuelas públicas de Akron han identificado a 2.500 niños ‘que necesitan al Ejército de Salvación’. Esas son sus palabras, no las nuestras. Ellos nos han preguntado: ‘¿Pueden ayudarnos?’ No sé cómo lo vamos a hacer, pero nuestra respuesta es un ‘sí’ rotundo. Es bueno tener este tipo de problemas y desafíos que enfrentar.

“Akron tiene muchos problemas. Pero han estado preguntándose: ¿Cómo vamos a resolver esto? Su actitud nos ha brindado la oportunidad para convertirnos en una parte más gravitante del tejido social de esta comunidad. Queremos ser parte de la solución. Ellos quieren que estemos presentes en cada una de las escuelas. Ellos saben lo que ha estado funcionando y lo que no”.

Un comienzo rápido

Bailey se integró a la Factoría de Billy Booth en calidad de directora de programación de artes y ciencias. Los niños más pequeños y los adolescentes han trabajado en conjunto para representar “El rey león”, “Los aristogatos, niños”, “Noche de Reyes” de Shakespeare, “Godspell” y “Villancico de Navidad”. El elenco de cada presentación suele ser de 25 a 30 niños.

“En un lapso de tiempo muy breve, hemos puesto en escena varias producciones de proporciones bastante considerables con niños que, en su mayor parte, nunca antes habían pisado un escenario”, cuenta el Mayor Kevin. “Los niños se apoderan del escenario. Les encanta.

“Como oficial, me interesan los resultados. Hemos constatado un cambio profundo en varios niños. Algunos de los más grandes han llegado aquí con un pie en el mundo de las pandillas. Me ha impresionado mucho el cambio que han experimentado esos chicos con su experiencia en el teatro.

Dios en el musical “Godspell”

En ningún momento se soslaya el aspecto espiritual. Durante los ensayos de “Godspell”, con niños actores de entre 13 y 18 años, los jóvenes se prepararon  orando antes de cada presentación y leyendo pasajes bíblicos directamente de la Biblia.

“Hablamos sobre la Biblia y en cuanto a cómo se relaciona con sus propias vidas y sobre la manera en que vamos a llevar este mensaje y presentarlo en el escenario”, explica Bailey. “‘Godspell’ es un guión abierto. Se permite jugar creativamente con él”.

Una actriz en particular quiso dejar en claro que ella no creía en Dios pero, a pesar de ello, la obra ejerció en ella un impacto espiritual muy profundo.

“Cuando hicimos la escena de la crucifixión, pude apreciar que su camino interior había sido de un cambio completo”, cuenta Bailey. “Ella vio y vivió esa escena. Ahora se está cuestionando todo y está empezando a reconsiderar su relación con la fe y su sistema de creencias.

El enfoque es en los niños

“Nunca les he predicado, pero hemos hablado acerca de su propia vida de fe. He visto cómo estos niños le han dado vida al guión de ‘Godspell’”.

Los días martes, los niños se integran por propia iniciativa a los programas tradicionales del Ejército de Salvación, como los Rayitos de Sol y el Cuerpo de Aventureros. Los miércoles disfrutan del programa ‘Orange’ (de color naranja) de la Escuela Dominical.

“El día miércoles, cada niño de la Factoría de Billy Booth va al programa ‘Orange’,” cuenta el Mayor Kevin. “Me es indiferente si optan por ir el domingo por la mañana o el miércoles por la tarde, siempre que estén recibiendo el mensaje. El programa ‘Orange’ me parece fenomenal”.

El Mayor Kevin agrega: “Nuestro compromiso es con los niños”.

“El fundamento de casi todo lo que hacemos en la comunidad son nuestros programas para los niños”, recalca. “Nuestros programas están pensados para que los niños realmente superen la pobreza y encuentren una esperanza cierta; no una esperanza sólo aparente, sino una que sea tangible en sus vidas”.

Construir pensando en el futuro

El Mayor Kevin cuenta que cuando llegó por primera vez a Akron, no había un solo niño en la Escuela Dominical. Ahora hay 50.

“Durante los primeros dos meses desde que llegamos, no teníamos siquiera un niño en el recinto los días domingo”, comenta. “Teníamos algunos niños en la tropa, pero ninguno los días domingo.

“Un Cuerpo sin niños no tiene futuro. Nuestra estrategia es deliberada. Invertimos todas nuestras energías en alcanzar ese objetivo y es por ello que hemos estado intencionalmente volviéndonos más jóvenes. Nuestra filosofía es sencilla: no vamos a quedarnos sentados y resignarnos a perder otra generación de niños. Es así de simple”.

El Teatro Rubber City ha hecho lo suyo enviando actores profesionales para ayudar a capacitar a los actores del Ejército de Salvación.

Consejos de los profesionales

“Queremos que estos niños tengan esas experiencias profesionales”, comenta Leasure. “Hemos estado realizando producciones completas. Conforme se vayan poniendo en escena más y más de estas, cada vez más profesionales se irán integrando; de modo que los niños se sentirán tratados igual que si estuviesen laborando en algunos de los grandes teatros a lo largo y ancho de Estados Unidos o en Broadway”.

El talento que Leasure y otros han estado cultivando se pudo apreciar en noviembre cuando el elenco representó la obra “Godspell”.

Jada Lynn Pledger, de 13 años, que deleitó a la multitud con su voz y su canto en escena, dijo que le encantó trabajar con niños en el campamento de verano.

“Me parece tremendamente beneficioso para los niños el hecho de que formen parte de un entorno en el que son amados y aceptados por lo que son como personas”, expresó. “Muchos niños no reciben ese tipo de atención y aprecio en casa”.

La quinceañera Aliyah Evans, que creció en la pobreza, describió el campamento de verano como una “experiencia maravillosa”.

“Me veo en esos niños y es asombroso poder conversar con ellos y ver lo felices que se sienten”, comentó. “Son las personas más dulces y genuinas que conocerás en toda tu vida. Fue un privilegio poder enseñarles las cosas que a mí me encanta hacer en la vida.

“Me complace traerles algo que les brinde tanta felicidad. No hay presión; la idea es divertirse al máximo. Para ellos es como un escape, una oportunidad para poder ser ellos mismos”.

Muchos niños del elenco describieron al grupo  como una “familia”. Sarah Craven, de 16 años, dijo que le encantaba actuar con ellos.

“Me gusta poder contarle a la audiencia una historia que escuchen por primera vez o una que conozcan de antemano y que sea de sus favoritas. Me encanta entretenerlos”.

Futuros estrenos

Algunos de los espectáculos futuros incluyen: “Willie Wonka and the Chocolate Factory” (Willie Wonka y la fábrica de chocolates) y “Joseph and the Amazing Technicolor Dreamcoat” (José y el increíble abrigo de sueños en tecnicolor).

“Intentamos lograr un equilibrio entre producciones buenas, sanas y bien montadas y espectáculos basados o enfocados más en la fe”, explica el Mayor Kevin.

Ya han hecho algunas presentaciones en el Templo Central de Akron. El Ejército de Salvación ahora es dueño de un antiguo depósito de almacenamiento de 18.000 pies cuadrados ubicado al otro lado de la ciudad. El Cuerpo ha dedicado 5.000 pies cuadrados al “Black Box Theater” o teatro experimental en el que soñó el Mayor Kevin cuando llegó a servir en este nombramiento. El espacio restante será utilizado para desarrollar horticultura bajo techo.

“Esto es muy bueno para nosotros porque allí es donde se realizarán algunas de las clases de teatro  cuando los niños salgan de sus clases de horticultura”, cuenta Leasure.

Todos participan

El Mayor Kevin explica que la conexión entre el Cuerpo y la comunidad va aun más lejos. Por ejemplo, algunas personas del Cuerpo participan como voluntarios en las producciones del Teatro Rubber City, entre ellas Mark Lindberg, experto en iluminación y construcción, quien sirve a la vez de sargento primero.

“Es parte integral de nuestras producciones”, explica Leasure. “Hay personas de muy alto nivel técnico y espiritual que forman parte del Cuerpo y que también ayudan en la producción de nuestros espectáculos”.

De tanto ver las producciones, el Mayor Kevin parece haberse apasionado por la actuación.

“He alcanzado la edad bastante madura de 55 años y estoy listo para intentar hacerlo”, comenta. “Si no hay alternativa, me ofreceré para representar el papel de un viejo gruñón”, dice. “Creo que haría bien un papel como ese.

“Ya se puede apreciar un alto nivel de interés [en el teatro] entre los miembros adultos del Cuerpo”.

Nuevo enfoque

El Mayor Kevin dice que el programa de teatro es parte de una estrategia general de enlace con la comunidad. El Cuerpo ahora cuenta con una oficina a tiempo completo en la Universidad de Akron diseñada para evangelizar a los ‘mileniales’ o miembros de la generación del milenio.

“Estamos en nuestras universidades, en nuestros vecindarios y aquí con los jóvenes menores de 30 años”, explica el Mayor Kevin. “Eso no significa que eso sea todo lo que hacemos, pero por ahora le estamos dando prioridad a ese segmento de la población.

“Este problema con el consumo de opiáceos en Akron es tan grave en esta comunidad como en cualquier otro centro urbano del país. En nuestro primer año aquí, siete personas conectadas con el Cuerpo murieron por sobredosis de heroína. Tenemos que hacer algo al respecto. No hay respuestas fáciles ni varitas mágicas que todo lo solucionen. Vamos a enfrentar este problema y a marcar una diferencia. Eso es lo que hemos decidido hacer.

“Somos muy prácticos. Hacemos lo que funciona. El teatro funciona porque apela a ellos de una manera muy especial”.

Por Robert L. Mitchell

Previous post

A Coat of Protection

Next post

De rebote