SAconnects en Español

El sueño americano
Pottstown Works, saca a la gente de la pobreza

El invierno pasado, Damaris Martínez, de Pottstown, Pensilvania, durmió en un automóvil que estaba estacionado en la entrada de la casa de un pariente, en la que este le había dado una cama a su hijo de 8 años. Martínez es una madre soltera de 45 años de edad que perdió su trabajo y su apartamento.

Aunque estaba tratando de recuperarse, surgió una crisis de salud. Los pocos dólares que ganaba como camarera en un hotel apenas bastaban para alimentarse ella y su hijo.

Un día, llegaron al refugio Lessig-Booth para familias sin hogar del Ejército de Salvación. Martínez no tenía carro ni empleo.

Charles Purvis, de 34 años y soltero,  vivía con su familia en Filadelfia. Como vendedor contratado, vendía servicios de electricidad a los hogares. Purvis había trabajado en la seguridad de estadios, servicios comerciales de conserjería y como vendedor de zapatos en Nordstrom, una tienda por departamentos prestigiosa.

Purvis no tenía auto ni licencia de conducir. Tampoco necesitaba de eso en una ciudad donde podía viajar en autobuses y en metro.

Un día, una mujer con la que Purvis tenía una relación quedó embarazada de gemelos. Así que se mudó a Pottstown, donde vivía ella, para cumplir como padre. Pero se encontró sin empleo y, por primera vez en su vida, necesitando transporte para hallar trabajo. Pronto, Charles y su nueva familia, que ahora incluía mellizos de tres meses, vivían en el refugio para desamparados.

La necesidad de trabajo

Los administradores del refugio refirieron tanto a Damaris como a Charles al programa de capacitación Pottstown Works para trabajar en el Ejército de Salvación.

Basado en el programa preparatorio para el trabajo Cincinnati Works, un proyecto globalmente aclamado para eliminar la pobreza, Pottstown Works se estableció en marzo de 2017 como un plan inicial y se financió en parte por la subvención Thomas Lyle Williams (TLW) del Territorio Este del Ejército de Salvación. El programa comenzó con tres mujeres profesionales que trabajaban como voluntarias en el refugio para enseñar a los residentes a redactar su currículum vitae.

Gracias a la subvención TLW, el Ejército contrató a un director de programa, lanzó talleres de preparación para el trabajo y siguió con actividades de capacitación laboral. Esas decisiones ayudaron a poner a la gente y a sus familias en el camino hacia la autosuficiencia.

En el primer año, 28 personas se graduaron en los talleres Pottstown Works y se remitieron a empleadores de 12 empresas de la zona. Esos esfuerzos esencialmente impidieron la falta de vivienda para 33 personas, entre ellas 17 niños.

Cumplimiento de la misión

Cuando la Mayora Jeny Shurtleff, Oficial directivo del Cuerpo de Pottstown, medita en el programa Pottstown Works, vienen a su mente las palabras de los fundadores del Ejército, William y Catherine Booth. La primera es “Otros”, de William Booth, y la segunda es: “Si queremos mejorar el futuro, debemos trastornar el presente”, de Catherine Booth.

“Ambas citas representan lo que Pottstown Works abarca”, dijo Shurtleff. “El programa está haciendo todo lo posible para trastornar la condición actual de los estudiantes que pasan por él con el fin de crear un mejor futuro para ellos”.

Los participantes no deben consumir drogas, tener poco o ningún antecedente criminal, estar dispuestos a trabajar y ser capaces de hacerlo a tiempo completo. El programa es gratuito y está limitado a personas que viven por debajo de los estándares federales de pobreza, ya sea una sola persona o una familia de cinco.

Los solicitantes son entrevistados y, una vez aceptados en el programa, asisten a un taller de una semana (de lunes a viernes, de 9 a.m. a 3 p.m.) diseñado para enseñar las habilidades necesarias para obtener y mantener un trabajo.

Los que no reúnan los criterios de aceptación son referidos a otras agencias. Estas incluyen: clínicas de salud, consejería para la salud mental o abuso de sustancias, ayuda legal y servicios de desempleo del condado para personas que se encuentran en el umbral de pobreza.

La eliminación de los obstáculos

Afrontar las barreras para conseguir empleo, como la falta de transporte, el cuidado de los niños y la capacitación es lo que hace que la misión de Pottstown Works se destaque entre otros servicios laborales sin fines de lucro. El objetivo es abordar esos obstáculos dependiendo de cada caso. Eso puede significar conseguir una bicicleta donada para un miembro, trazar una ruta donde se pueda ir caminando o en bicicleta al trabajo o ayudando a un miembro con el papeleo necesario para conseguir cuidado infantil subvencionado.

Además, puede significar ayudar a conseguir un trabajo poco atractivo a un trabajador sin experiencia por un año para que pueda mostrar experiencia laboral, y después ayudar a ese individuo a buscar capacitación en algo que se adapte a sus intereses y metas.

Brian Bowers es un soldado adulto de 19 años del Cuerpo de Pottstown, toca trombón en la banda y ha servido como voluntario.
Su única experiencia laboral fue una breve temporada como consejero de campamento. Brian llegó a Pottstown Works poco después de obtener su diploma en la organización YWCA, equivalente al de la escuela secundaria. Después de graduarse en el taller de una semana de Pottstown Works, comenzó a trabajar a tiempo completo en un almacén conocido por tener un entorno difícil sin tolerancia a la tardanza o a las ausencias.

“El ambiente en el almacén fue un choque cultural para mí”, recuerda Brian, “nunca había estado en un entorno con esa clase de lenguaje, donde se fumaba y se practican ciertos hábitos”.

Salió adelante

Sin embargo, era un trabajo y Brian estaba decidido a seguir ahí. Se concentró en sus tareas, hizo algunos amigos y sobrevivió. Ahora, sólo seis meses después, Brian se jacta de un historial de asistencia perfecta en el almacén. Tiene dinero en el banco y está ahorrando para pagar la matrícula en una escuela técnica. Su ambición es convertirse en electricista.

“Pottstown Works me dio la confianza para establecer estos objetivos conmigo mismo”, dijo Brian. “Creo que Dios trabajó a través del Ejército de Salvación para llevarme a este programa;  y eso me ha ayudado a cambiar de vida”.

“Estamos orgullosos de Brian”, agregó la Mayora Shurtleff, “desde que lo conocimos cuando vinimos al Cuerpo de Pottstown el año pasado, lo hemos visto crecer mucho. Estamos orgullosos del esfuerzo que hizo para ganar su diploma de equivalencia, mantener un trabajo de tiempo completo, obtener su licencia de conducir e inscribirse a la universidad.

Nos entristece verlo irse para  la universidad, pero sabemos que el Señor tiene cosas maravillosas para él”.

El camino desde la pobreza 

Aunque Pottstown Works tiene una función más amplia que servir exclusivamente a los residentes del albergue para desamparados del Ejército de Salvación, la gente típicamente encuentra su camino partiendo del refugio, la despensa de alimentos o las comidas comunitarias hasta Pottstown Works.

“Cada persona que pasa por las puertas del Ejército de Salvación, en Pottstown, es recibida con respeto, no importa cuál sea su situación”, dijo la Mayora Shurtleff.

“Podemos estar ayudándolos con una sola necesidad, pero después de charlar unos minutos y conocer un poco más de su historia, reconocemos que podemos ayudarles en otras áreas de sus vidas. Les hablamos, y les mostramos, sobre el amor de Jesús; y aprovechamos todas las oportunidades para invitarlos a la iglesia y a nuestros programas”.

Como es un programa basado en el modelo de Cincinnati Works, los voluntarios de Pottstown Works también permanecen en contacto con los miembros después de que consiguen un trabajo. Luego, los voluntarios hacen llamadas de seguimiento a los miembros y a sus empleadores. El objetivo es asegurar que los miembros permanezcan en el trabajo y que progresen.

Momentos de enseñanza

“Si un miembro llega cinco minutos tarde un día y una semana después llega 10 minutos después, queremos saberlo”, dijo Nancy March, directora del programa. “Si se trata de un problema de cuidado infantil, vamos a trabajar en ello con el miembro. Si su auto se dañó o le robaron su bicicleta, vamos a pensar en soluciones y a ayudar a los miembros a averiguar cómo solucionar el problema y llegar al trabajo a tiempo.

“Los empleadores nos respetan porque les damos empleados seleccionados que hemos investigado y que hemos tratado de preparar para que se ajusten a las realidades del lugar de trabajo, ya sea en una fábrica sofocante bajo el calor del verano o en una línea de ensamblaje con conversadores entusiastas. Los empleadores saben que no todos los empleados van a funcionar, pero confían en que haremos todo lo posible para que encaje bien con el fin de proporcionarle apoyo para que dure”.

Las metas de Pottstown Works, según lo adaptado de Cincinnati Works, son: (1) un año, un trabajo, progreso y (2) en cinco años, autosuficiencia. Para lograr que ese camino sea alcanzable, Pottstown Works busca empleos que paguen no menos de $11 por hora y no menos de 25 horas programadas a la semana.

El programa se basa en cientos de horas de trabajo voluntario invertidas por los fundadores: un psicólogo, un experto financiero y un gerente de redes empresariales. Otros voluntarios incluyen un banquero, un pastor, un especialista en comunicaciones y un gerente de operaciones que hacen de todo, desde trazar las rutas de autobuses y la adquisición de ropa para entrevistas de trabajo hasta la compilación de boletines.

El programa también depende de asociaciones con otros centros comunitarios sin fines de lucro, incluidas iglesias y agencias de servicios sociales.

Pottstown Works, así como el refugio de Lessig-Booth, forman parte de una coalición en Pottstown que trabaja para entender y abordar las experiencias adversas de la niñez (Adverse Childhood Experiences, ACE) en los niños y para impulsar los esfuerzos para ser una comunidad informada sobre el trauma.

Un espíritu resistente 

Ahora Damaris trabaja en un supermercado y se ha ganado una buena reputación entre los clientes por su radiante sonrisa y amabilidad. Agrega valor a su empleador porque puede responder a una queja de servicio al cliente tanto en español como en inglés. Saluda a los clientes de edad avanzada con el mismo entusiasmo que a los niños.

Damaris trabaja duro, llega con una hora de anticipación para cubrir el turno de cualquiera que llame enfermo, por lo que recibe horas extras, aunque sea el 4 de julio o el domingo de Super Bowl.

Sus esfuerzos fueron recompensados cuando recientemente fue nombrada la “empleada del mes” de la tienda.

Damaris y su hijo viven en un edificio de apartamentos donde un vecino puede estar pendiente de él, durante una hora más o menos, si ella tiene que trabajar hasta tarde.

Las personas a su alrededor comentan sobre la perspectiva positiva que ha tenido desde que se unió a Pottstown Works. Ella le da crédito al programa por brindarle un futuro.

“Este programa me dio la energía y el entusiasmo para volver a intentarlo y saber que puedo lograrlo”, dijo Damaris, “tengo la bendición de estar viva y de contar con una visión más positiva de la vida que nunca tuve. Sólo estoy agradecida porque me guiaron hasta aquí”.

Charles consiguió un trabajo de tiempo completo en la línea de ensamblaje en una fábrica local. Es una nueva área laboral para él en la única empresa estadounidense que fabrica productos de acero en su línea.

Sin embargo, el camino hacia la prosperidad ha tenido sus obstáculos. Lo despidieron después de ocho meses de empleo debido a una reducción en los pedidos de la planta y tuvo que tomar una serie de trabajos temporales para cumplir con sus compromisos.

Él y su novia viven con su hijo de tres años y sus gemelos de un año en un apartamento. Ha caminado hasta tres kilómetros o abordado autobuses diariamente hasta por 45 minutos, solo de ida, para llegar al trabajo.

Lo contrataron a tiempo completo en otra planta de ensamblaje, estuvo allí sólo dos semanas cuando su jefe le dijo que el trabajo ya no era relevante.

Un día después, la gracia de Dios prevaleció y lo llamaron de nuevo de la primera planta que lo había despedido. “Confía en el proceso”, dice Charles. Así ese proceso se efectúe a través de la oración o la diligencia del personal y los voluntarios de  Pottstown Works, que se esfuerzan por sacar a la gente de la pobreza al enseñar y ayudar a promover la dignidad del trabajo.

Como resultado, están cambiando vidas y familias, persona por persona.

por Nancy March

Previous post

Impactful Worship

Next post

Las estrellas nacen en Ironbound