SAconnects en Español

El Cuerpo de Ponce se Moviliza

Los miembros del Cuerpo de Ponce del Ejército de Salvación, en Puerto Rico, han hecho suyo el espíritu de la campaña Todo el Mundo a Movilizarse, saliendo de la iglesia a atender las necesidades de la comunidad y relacionándose estrechamente con ella.

“El llamado del General André Cox de movilizar a todo el mundo se ha hecho eco en nuestro deseo de alcanzar a los residentes más vulnerables de la ciudad de Ponce”, explica la Mayora Teresita Pacheco, oficiala directiva del Cuerpo. “Nuestros soldados, adherentes y voluntarios se han movilizado y están sirviendo a los residentes más vulnerables de Ponce con Dios a su lado”.

Movilizados para amar

El programa Edad Dorada del Cuerpo de Ponce, una reunión social para los miembros de la comunidad mayores de 60 años, se enfocaba originalmente en los salvacionistas de la localidad. Pero actualmente está disponible para todos los adultos mayores de Ponce. Cada día miércoles, más de 85 de esas personas participan en devocionales, ejercicios y disfrutan de juegos como el bingo y el dominó.

“Hemos visto a varios residentes ancianos llegar deprimidos y muy solos. Es probable que sus familiares vivan lejos de ellos o hasta que los hayan olvidado. Al cabo de una o dos semanas en el programa de la Edad Dorada, ya se percibe un cambio notorio en su forma de comportarse”.

Las mujeres del programa de la Edad Dorada han respondido al llamado a movilizarse. Han tejido sombreros y otros artículos de vestir para los niños de un hospital que sufren de cáncer. La Mayora Pacheco dice que las adultas mayores que participan en estas actividades muestran su amor por la comunidad de Ponce. Así como los miembros del Cuerpo se movilizaron y sirvieron a los ancianos de Ponce, esos mismos ancianos están sirviendo ahora a otras personas necesitadas.

Movilizados para sanar

El ministerio de Cuidado Comunitario del Ejército de Salvación, junto con el Servicio de Emergencia y Desastres (EDS) y el Cuerpo de Ponce, han estado ayudando a los residentes menesterosos a combatir el brote del virus Zika en Puerto Rico. En un programa que se realizó por la mañana, esta coalición sirvió desayunos a 200 residentes de Ponce y les repartió kits que contenían repelente contra insectos y otros suministros para el cuidado de la salud. Los residentes también recibieron otros servicios ofrecidos por el Ejército de Salvación. La lucha contra el Zika lleva ya más de un año en Puerto Rico. El Cuerpo de Ponce también ha estado trabajando en conjunto con la Escuela de Medicina de Ponce en la distribución de estos kits de combate contra el Zika directamente a los hogares de los residentes.

Movilizados para reconstruir

Esta propensión para movilizar al mundo ya ha afectado a una vida en Ponce, dice Pacheco. Ella recuerda el modo en que un hombre de aspecto muy tranquilo se acercó al Cuerpo un domingo diciendo que necesitaba un lugar donde vivir. Un miembro de su familia le había dejado en herencia una casa, pero esta no tenía electricidad y necesitaba muchos arreglos.

“Varios miembros del Ministerio de Varones del Cuerpo de Ponce fueron a la casa de este hombre, rehicieron el patio y el jardín, pintaron la casa entera dejándola como nueva. Y hasta recaudaron dinero para ayudar al hombre a pagar la cuenta de la electricidad”, cuenta Pacheco.

A comienzos de mayo el hombre, muy agradecido, y que hasta entonces solía permanecer en silencio sentado durante los servicios, se puso de pie delante de la congregación y contó su testimonio. Les dio las gracias a todos los miembros del Ministerio de Varones que habían trabajado en refaccionar su casa.

“Somos herramientas de Dios. Salimos al mundo a ayudar a la gente en tiempos de sufrimiento o de preocupación”, dice la Mayora Pacheco. “Qué privilegio para cada uno de nosotros que Él nos movilice para que, en su nombre, les demos esperanza a los demás y hagamos llegar el amor de Jesús a sus vidas”.

por Hugo Bravo

Previous post

Por qué el discipulado no puede esperar

Next post

Ponce Corps Mobilizes