SAconnects en Español

Cristo obra a través de ti

La noche del martes en nuestro viaje misionero, leí Hechos 28 en la Biblia. Se trata de la visita del apóstol Pablo a la ciudad de Malta y el crecimiento espiritual que ello hizo posible entre la gente y en él mismo. Esta historia me pareció relevante durante el tiempo que pasó la Fraternidad de Estudiantes del Ejército de Salvación [SASF] en Baton Rouge, Luisiana. La presencia de Pablo en Malta es un modelo idóneo para nuestro viaje misionero.

A su llegada, la gente le dio una cordial bienvenida al apóstol. Pero mientras Pablo buscaba madera para hacer una fogata, una serpiente lo mordió. Al ver eso ellos esperaban  que se hinchara de inmediato y que al poco rato muriera. Pero para su sorpresa, Pablo sobrevive. Lo que le permitió sobrevivir a esa mordedura es un misterio, por lo que la gente empezó a verlo como un dios.

Así que siguen a Pablo cuando visita la casa de Publio, un terrateniente acaudalado cuyo padre está enfermo. Pablo se sienta con el enfermo, eleva una oración a Dios y pone la mano sobre el cuerpo del hombre. Al instante, el padre de Publio queda sano.

Las personas que presenciaron ese milagro ahora entienden quién es Pablo y quién es Dios. Sobrevivir a la mordedura de la serpiente sigue siendo un misterio para la gente, pero ahora saben que Pablo está obrando con la fuerza de Dios y no la suya. La gente se acerca a Pablo, ora con él y le pide que también los sane. Sus acciones pasan a ser una suerte de campaña de evangelización en la comunidad. El milagro obrado por Dios a través de Pablo lleva a la gente al Señor.

Es bueno experimentar crecimiento espiritual a través de tus acciones y es aún más importante que la gente te ayude a crecer espiritualmente mientras observa tus acciones. Así como la gente de Malta vio a Cristo a través de Pablo, que puedan otros hoy ver a Cristo obrar a través de ti durante un viaje misionero o en el seno de tu propia comunidad.

—  Redactado por Alexis Baergas, estudiante de segundo año de Houghton College. Este fue su primer viaje misionero como miembro de la Fraternidad de Estudiantes del Ejército de Salvación [SASF, por sus siglas en inglés].

Previous post

Una nueva manera de servir

Next post

Lo que Dios hace perfecto