SAconnects en Español

Corazones de Pastores

ThePeopleYouLead_1Cuando Guy y Henrietta Klemanski llegaron por primera vez a Nueva York para ejercer como secretarios divisionales, no conocían a muchos oficiales del Gran Nueva York. La última vez que los Klemanski visitaron la ciudad, la mayoría de los oficiales actuales ni siquiera habían nacido y, en lo cultural, Nueva York era un lugar completamente distinto. Pero con el correr de los años, se han granjeado la admiración, el amor y la amistad de los oficiales del Gran Nueva York. Los Klemanski tienen corazones de pastores y han sido grandes mentores de los oficiales jóvenes como yo. Sea alentándonos a trabajar como división para fortalecernos unos a otros, sea ofreciendo orientación individual a los oficiales en el contexto de sus Cuerpos o en el de sus propias familias, han servido como un hermoso ejemplo de lo que debemos aspirar a ser como salvacionistas. Y de este modo han hecho de nosotros mejores ejemplos para nuestros ministerios.

Tnte Coroneles Guy D. y Henrietta Klemanski

Tnte Coroneles Guy D. y Henrietta Klemanski

Un buen líder está siempre listo para servir y esa es una cualidad que todos hemos podido apreciar en los Klemanski. Cualquiera sea el rol que asuman, ellos nos motivan a continuar nuestro caminar con Dios, a buscar el oficialato como cadetes en el Colegio de Entrenamiento para Oficiales, y a hacer crecer nuestros Cuerpos haciéndolos más accesibles a los jóvenes. Guy Klemanski nos dice que jamás debemos sentirnos satisfechos con el trabajo que acabamos de completar. Debemos darle gracias al Señor por nuestros éxitos, pero siempre seguir mirando al futuro. Como dice el Libro de Mateo: Has sido fiel en lo poco; te pondré a cargo de mucho más. Cuando somos fieles a Dios, Él nos abre nuevos roles y nos propone nuevos desafíos. Cualquiera que haya conversado alguna vez con Guy Klemanski te dirá, unos minutos después, que te deja sintiéndote renovado, alentado y dispuesto a hacer aún más por Dios.

Nos sentimos agradecidos a los Klemanski; deseamos que Dios les brinde alegría y bendiciones en su retiro. Gracias a su guía y su orientación, sabemos que los mejores días de la División del Gran Nueva York están todavía por delante.

Capitán Antonio Rosamilia, Oficial Directivo del Citadel de Manhattan

Previous post

당신의 존재에 감사합니다.

Next post

The People You Lead