¡Buenas Noticias!

Catástrofes en Chile

División Sur de Chile

Con motivo del terremoto ocurrido en el norte de Chile con epicentro en Iquique, la División Sur se puso en campaña para la recolección de alimentos no perecederos para los damnificados. El trabajo en Puerto Montt fue maravilloso; los medios de comunicación, especialmente “Radio Sintonía del Evangelio”, las iglesias evangélicas, alumnos y apoderados del Liceo Naciones Unidas y la Escuela Ejército de Salvación apoyaron enormemente en esa cabalgata de amor con el lema “Amor de sur a norte”.

El sábado 12 de abril, en horas de la madrugada, nuestra caravana partió desde Puerto Montt rumbo a Santiago, parando en Los Ángeles y Chillán para recoger más alimentos y proseguir el viaje. Llegamos a las 10 de la mañana a Santiago, donde nos esperaban voluntarios y un rico desayuno. A las 12:00 del día llegó el camión con las 8 toneladas de alimentos y procedimos a descargarlas. Agradecemos de corazón a los Oficiales de Ancud, Puerto Montt, Osorno y Concepción por el gran trabajo desplegado.

Ese mismo sábado cuando estábamos de regreso al sur, vimos las noticias del gran incendio en Valparaíso. Esa catástrofe quemó más de dos mil viviendas y, en consecuencia, alrededor de 10,000 personas quedaron sin casa. Y así nace nuevamente el deseo de poder ayudar corriendo la segunda milla.

En la recolección de alimentos que se realizó el sábado 12, había suficiente para realizar las primeras comidas para los damnificados de Valparaíso, pues de las 8 toneladas de alimento para Iquique, parte fue destinada a Valparaíso por la emergencia.

En Puerto Montt se realizó la campaña “Amor de puerto a puerto, abriguemos a Valparaíso”, el Oficial Directivo nuevamente se puso en campaña y con ayuda de mucha gente puertomontina reunió 4,000 frazadas que fueron llevadas directamente a Valparaíso y entregadas a damnificados de ese lugar. Agradecemos al Capitán Francisco Paredes por organizar esta jornada de ayuda con la colaboración de pastores, las iglesias evangélicas y la Radio Sintonía.

por Mayora Lilian Arguedas

Previous post

La mano ayudadora

Next post

Mensajeros de Luz