SAconnects en Español

Campeones de la Visión 20/20

La revista SAconnects presenta su primera entrega de los Campeones de la Visión 20/20, en que un grupo de selectos oficiales y líderes laicos comparten las que a su juicio son las mejores prácticas. En este número, el Capitán Darell Houseton habla acerca de esa visión. Él y la Capitana Willow Houseton son oficiales directivos del Centro Comunitario Ray & Joan Kroc en Boston, Massachusetts.

¿Cómo llegaste a ser un Campeón de la Visión 20/20?
La Coronela Paula S. Johnson, secretaria territorial de los Ministerios Femeninos me preguntó si estaría dispuesto a participar en el comité. Los oficiales y soldados del campo de batalla así como la mayoría de las demás personas afiliadas al Ejército quieren tener una voz a la hora de determinar la dirección que ha de seguir aquello en lo que han invertido tanto tiempo en sus vidas. Así que me pareció que sería una gran oportunidad para representar a algunos de ellos. Como oficiales, no sabemos cuánto tiempo vamos a permanecer en un nombramiento, de modo que es importante que las personas que participan a nivel local tengan algo que decir en cuanto a la visión que estamos llevando a la práctica.

¿Qué es lo que más te emociona de la Visión 20/20?
Lo que más me inspira es que la visión está basada en los resultados que se persiguen. Es una oportunidad para ser productivos más que sólo estar ocupados. Pienso en esta visión como una herramienta que nos permitirá establecer metas y basar nuestros ministerios a partir de los resultados que queremos alcanzar.

El kit de la Visión 20/20 ha sido muy útil. Difundimos de inmediato esa información a través de nuestro consejo del Cuerpo y de otras personas. Es importante para ellos estar en la misma sintonía.

El plan de la visión es abierto y público. Pienso que nuestros líderes territoriales han hecho una tremenda tarea al dar a conocer esa información a través de la revista SAconnects y de otras plataformas como son los medios de comunicación sociales y SAconnects.org.

En nuestras reuniones del consejo del Cuerpo, hemos desarrollado evaluaciones y narrativas que se relacionan con nuestra comunidad y establecemos las metas. Como manera de asegurarnos de los aportes de los miembros, les hacemos llegar la información con antelación. Ellos han podido constatar que el componente de evaluación no significa una condena de las cosas que no hacemos, sino que arroja luz en las áreas en que podemos crecer. Una vez que dejamos eso perfectamente claro, la gente se convence.

¿Qué dice la comunidad que se necesita?
Escuchamos lo que desean con su corazón: que haya buenos líderes locales. Dorchester cuenta con una de las comunidades más grandes de caboverdianos en el país. Si bien contamos con un Cuerpo diverso, todavía nos falta llegar a reflejar a los distintos grupos de caboverdianos que viven aquí.

La cultura de Cabo Verde es única por el hecho de que, cuando la gente los ve, asumen que son de una pequeña isla del Caribe. Pero ese país insular se encuentra en el Océano Atlántico, cerca de la costa de África occidental. Las barreras en lo que se refiere a los idiomas también son únicas pues los habitantes hablan portugués, criollo (o dialecto portugués de la isla) y un inglés estropeado.

La buena noticia es que ellos usan las instalaciones del Centro Kroc. Cientos de personas lo visitan todos los días. Pero también nos damos cuenta de que necesitamos insertarnos en la comunidad y desarrollar lazos con las personas que no vienen al centro.

¿De qué manera vas a alcanzarlos?
Una de las herramientas que ayudan a desarrollar lazos con las personas y que se incluye en el kit de la Visión 20/20 es el ministerio multicultural. Queremos que nuestra programación genere el tipo adecuado de respuesta cultural por parte de los habitantes.

Por ejemplo, nuestra comunidad aprecia mucho todo lo relacionado con la comida. De modo que una posibilidad es que preparemos algunos platos caboverdianos o los invitemos a cocinar una cena caboverdiana. Nosotros también los invitamos a nuestros servicios, lo que les permitirá reconocer que somos una iglesia, además de un centro comunitario.

Los deportes, como las clínicas de balompié y la participación en una liga deportiva son parte importante de lo que ofrecemos y apelan directamente a la comunidad. Para la generación de mayor edad esperamos dar inicio a clases de inglés como manera de mejorar su manejo del idioma.

Nuestro administrador de servicios sociales es una persona oriunda de Cabo Verde. Habla todos los idiomas que se usan en nuestro vecindario. Mi esposa, la Capitana Willow Houseton, habla español. En todo momento hay alguien en el recinto que sabe hablar tu idioma.

Estamos pensando mandar a hacer letreros traducidos al portugués y al criollo como manera de ayudar a las personas a sentirse bienvenidas. Ellos han mantenido su idioma y su cultura a lo largo de la primera, segunda y tercera generación en los Estados Unidos, lo que es realmente impresionante.

¿De qué manera se apreciará el éxito?
Se trata de un trabajo progresivo. Pero dentro de cinco años, lo que me gustaría ver aquí es una congregación que represente a todas las culturas de la comunidad en la que se encuentra nuestro edificio.

¿Qué pueden sacar en claro los lectores?

  • Que la programación debe basarse en resultados realizables.
  • Que si quieres tener más jóvenes, tienes que poner a más de ellos en puestos de liderazgo de todo lo que estás haciendo.
  • Que hay que disponerse a correr el riesgo de hacer algo nuevo y diferente.
  • Que hagan suyo este plan. Que sea aplicable a la comunidad. Que hagan que la gente participe; y  que no traten de hacerlo todo solos.

Tte. Darell Houseton

Previous post

Lessons from the Kettles

Next post

Yuletide Stories from Kentucky to New York