SAconnects en Español

Alrededor del territorio

El COVID-19 atacó ciudades grandes, densamente pobladas, y afectó mucho las zonas rurales. He aquí algunos informes desde algunas zonas afectadas. 


Queens, NY—Durante este tiempo de gran necesidad el Templo de Queens no ha cesado de trabajar “con el corazón a Dios y la mano al hombre”. Ellos modificaron sus programas de alimentación para que fueran efectivos y seguros tanto para ellos como para la comunidad a la que tienen la oportunidad de servir. Entre los meses de abril a agosto sirvieron aproximadamente 40,672 comidas para llevar. En un abrir y cerrar de ojos, distribuyeron alrededor de 100 a 600 cajas de la despensa. Todo esto sin contar las llamadas telefónicas y el cuidado pastoral ofrecido. “La necesidad es grande, pero más grande es nuestro Dios que los fortalece para seguir adelante”.

“La pandemia impactó muy fuerte en nuestra comunidad, sin embargo, no nos detuvo de un todo para continuar haciendo la obra a la que Dios nos llamó”. Su creatividad de muchas maneras fue probada y una de las maneras innovadoras que surgió fue el comienzo del ministerio de mascarillas/cubrebocas. De inicio hicieron 300 mascarillas, las cuales fueron distribuidas gratuitamente, pero la necesidad seguía aumentando; así que comenzaron a hacerlas regularmente. Desde que su ministerio de mascarillas comenzó, han distribuido una innumerable cantidad de mascarillas/tapabocas alrededor de los Estados Unidos, incluyendo Alaska. Ellos siempre intentan hacer las mascarillas de buena calidad y con el estampado que representa e identifica al Ejército de Salvación. Su meta es aliviar la presión, la inseguridad y preocupación que combatimos todos en este tiempo y lograr poner una sonrisa en los labios de las personas, aunque no podamos verla a simple vista.

 

New Brunswick, NJ—En el Cuerpo de New Brunswick también aumentó el servicio ofrecido a la comunidad. Las personas que llegaban a buscar comida en la despensa aumentó más del triple. Ya para el mes de junio se habían repartido más de 100,000 cajas de comida. La frecuencia en que se reparte la comida también aumentó, antes repartían comida de la despensa una vez por mes, ahora lo hacen una vez por semana. Al igual, Dios ha sido fiel y las donaciones de la comunidad se han duplicado. La bendición por medio del servicio a la comunidad se ha propagado de distintas maneras, por ejemplo, el Cuerpo también provee pañales para bebés y adultos, mascarillas, desinfectantes, comida para animales, bombillas de luz, flores y muchos otros artículos misceláneos. La distribución alcanzó a más de ocho mil unidades durante el verano.

El Cuerpo de New Brunswick también desarrolló un nuevo ministerio para suplir la necesidad en medio de la pandemia. Una vez por semana ellos reparten comidas a domicilio a personas mayores con problemas de salud. Estas personas son categorizadas como grupo de alto riesgo. En la actualidad, 25 familias se benefician de este ministerio. Otra forma en que el Cuerpo de New Brunswick sirve a la comunidad es ofreciéndole una manera en que puedan compartir sus emociones y preocupaciones. A la entrada del Cuerpo hay una mesa donde encuentran papel, bolígrafos y una canasta; las personas pueden escribir sus peticiones de oración y dejarlas en una canasta. A diario se recogen las peticiones y luego se presentan en oración durante el devocional mañanero. Algunas de las peticiones se comparten con la congregación para ofrecer continuidad de oración y seguimiento. La intención es que no se sientan solos y que sepan que alguien se preocupa por ellos.

Previous post

Navigating Christmas - Part 3

Next post

The worth of families