SAconnects en Español

A Cinco Siglos de la Reforma

johnson_kennethEra un día de aire fresco ese 31 de octubre de 1517 en Wittenberg, Alemania. Un monje agustino de ese pueblo se dirigió hacia la puerta de una iglesia con un documento, un martillo y unos clavos en las manos. En ese día histórico, el monje clavó en la puerta —con determinación— aquel documento. Una vez que se fue, los espectadores se acercaron y leyeron sus 95 tesis (protestas), con su firma debajo: “Martín Lutero”.

En el pasado, otros hicieron acciones similares, pues era una práctica común solicitar de esa manera un debate sobre los asuntos candentes del momento. Pero el contenido de las tesis de Martín Lutero asestaba un golpe al corazón mismo de las prácticas de la Iglesia. Su deseo era uno solo: hacer que la Iglesia regresara a sus fundamentos bíblicos. Fue así como se dio inicio a la gran “Reforma Protestante”.

El próximo año marcará el 500avo aniversario de este gran momento en la historia de la Iglesia y del mundo. Fue el deseo de Martín Lutero recordarles a todas las personas las enseñanzas del apóstol Pablo, que escribió que “por gracia ustedes [nosotros] han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios “ (Efesios 2:8).  Es sobre esta verdad que el Ejército de Salvación basa su 8a doctrina: “Creemos que somos justificados por gracia mediante la fe en nuestro Señor Jesucristo, y que el que cree tiene el testimonio de ello en sí mismo”.

¡Aleluya!

Me encanta esa antigua canción de la Iglesia que dice: “Gracia hay que paga mi deber, sangre hay que quita mi maldad; fuerza que me guarda en santidad, en ti, Señor”.*

Todas esas personas que vivían ese año de 1517 escucharon el llamado de Martín Lutero a reformar sus creencias. Hoy, mi oración es que ustedes también experimenten esa gracia de Dios creyendo en Él.

—  Coronel Kenneth O. Johnson, Jr.
Secretario en Jefe

Previous post

Relevents: Bill Burke

Next post

Reformation Remembered